Cauca redujo casos de quemados con pólvora este 24 de diciembre

El 24 solo se presentó un caso de quemado con pólvora, ocurrido en Piendamó.

Fotografía tomada de la internet

Las cifras reportadas en el corte diario de notificación obligatoria registran un único caso ocurrido en el municipio de Piendamó en la noche del 24 de diciembre, se trata de una menor de tres años de edad.

En este momento se encuentran activos los esquemas de atención prioritaria a este evento por parte de los entes territoriales municipal y departamental.

El balance comparativo con el año 2015 nos muestra una reducción de cuatro casos, siendo para el periodo anterior la noche del 24 de diciembre la más crítica, ya que fueron registrados 5 casos (2 de ellos mortalidades). El acumulado para este año 2016 en temporada decembrina, es de 23 casos, presentándose una reducción total de cuatro casos con respecto al año 2015.

“Es nuestro deber como autoridades territoriales continuar garantizando el bienestar de nuestros niños y adolescentes con acciones de control y prevención. Aunque las cifras de lesionados por pólvora en nochebuena nos dejan un balance positivo, el único caso presentado nos deja un sinsabor al tratarse de una menor de tan solo tres años. No debemos bajar la guardia ya que la noche de fin de año representa un riesgo muy alto”, indico Lucy Amparo Guzmán, Secretaria de Salud Departamental.

Panorama de notificación inmediata por parte de los 42 municipios caucanos

A pesar de que desde el mes de septiembre de 2016 han sido continuos los esfuerzos de la Gobernación del Cauca – Secretaría de Salud del departamento para fortalecer en los municipios las capacidades de respuesta a través de los planes de contingencia y los decretos regulatorios, se han presentado fallas frecuentes en los esquemas de atención presentados.  Una de las falencias más preocupantes es la oportunidad en la notificación diaria, frente a lo cual se han registrado porcentajes de municipios en silencio (sin notificación) de hasta el 59,5%.

Ante este panorama, no debe desconocerse la altísima responsabilidad de los municipios en la regulación del uso de pólvora. Es necesario relacionar que en los dos municipios con mayor notificación (Corinto y Timbio, con 4 casos respectivamente) se debe regular el expendio y fabricación de pólvora a través de decretos regulatorios y permisos expedidos.

Además de las lesiones ocasionadas por pólvora de tipo quemadura, contusión o daño auditivo, el riesgo de tener casos reportados de intoxicaciones por pólvora en menores de edad también es latente. Algunas de estas sustancias contienen fósforo blanco, un elemento letal cuando ingresa al organismo.

Las posibilidades de recuperación de un niño o un adulto que ha consumido accidentalmente fósforo blanco son mínimas si no es atendido dentro de los 30 minutos posteriores a su ingesta, ya que puede provocar una insuficiencia multisistémica. Según los médicos del Centro de Información de Seguridad de Productos Químicos del CCS, Cisproquim, y la información toxicológica disponible, la ingesta de fósforo blanco por manipulación irresponsable es fatal ya que afecta directamente el corazón y el sistema gastrointestinal específicamente el hígado.

La ingestión de fósforo blanco contenido en niños puede producir quemaduras de la boca y el esófago, además de dolor de cabeza, convulsiones, coma, arritmias cardiacas. Asimismo, el hígado y el riñón son los órganos que más se afectan, los cuales pueden dañarse entre el segundo y tercer día después de la ingestión.  Frente a este tema, el Gobierno Nacional ha expedido un importante marco legal que en este momento debe estar en aplicación a través de los planes de contingencia.

Por estas razones, la Gobernación del Cauca – Secretaria de Salud se unen al llamado del Gobierno Nacional, invitando nuevamente a los Alcaldes Municipales a continuar con la implementación de todas las medidas y precauciones necesarias para prevenir daños a la salud humana, animal o ambiental frente a las lesiones que ocasiona la pólvora, insistiendo en la necesidad de:

  • Implementar y socializar acciones territoriales orientadas a reducir el riesgo de manipulación e ingesta accidental de artefactos pirotécnicos, con mayor atención en los hogares donde habitan menores de edad.
  • Intensificar las estrategias de control de la venta de artefactos pirotécnicos antes y durante los días de celebraciones, además exigir mayores medidas de seguridad en espectáculos donde se utilicen artefactos pirotécnicos.
  • Fortalecer la ejecución de los planes de contingencia antes de las festividades y evaluar su impacto; de igual manera, desarrollar los ajustes pertinentes por territorio.
  • Controlar rigurosamente el expendio, manipulación y transporte de los artefactos pirotécnicos (especialmente totes, diablitos y voladores, que han sido los elementos más frecuentes), los cuales producen lesiones severas tales como amputaciones y quemaduras de tercer grado sobre todo en menores de edad.
  • Las campañas promocionales deben ser permanentes y con cambios periódicos en sus contenidos. Su mensaje debe ser abierto y claro ante las responsabilidades de los padres y acudientes en el cuidado de los menores. Solo así se logrará que las campañas promocionales permitan la reducción de lesiones en general y tengan un impacto positivo en lesiones de niños.

Nuestro compromiso con la infancia y adolescencia del Cauca debe ser permanente. No olvidemos que la permisividad y aceptación cultural del uso de pólvora en estas festividades puede causar accidentes, daños permanentes y secuelas de por vida.

Comentarios

comments