El gobierno, servidor del pueblo y no lo contrario

El gobierno es instituido para el bien común, la protección , seguridad, prosperidad  y felicidad del pueblo, y no para ganancias , honor, o interés privado o partidista, de un persona, familia, grupo o clase social, ni mucho menos para enriquecerse o  para coartar cualquier forma de libertad o expresión de una persona individual o del pueblo, ya que ante la ley todos deben de ser iguales, sin distinción de raza, color, género, filosofía, clase social, religión o inclinación, siempre que se respete el derecho personal que todo ser humano se merece, para poder vivir con tranquilidad, felicidad y libertad.

También debe de emplear los dineros de los impuestos que le cobra al pueblo para su prosperidad, beneficio, y seguridad y no para desperdiciarlo, ni enriquecerse o malgastarlo en cualesquier forma que sea contraria al progreso de la nación; ya que es elegido para servirle y no para servirse en lo personal, familiar o partidista.

Sus leyes deben de ser justas, pero rectas, y siempre con la intención de rehabilitar al individuo, y en caso de reincidencia, aplicarlas severamente, para de esta manera proteger a la sociedad.

Comentarios

comments