Justicia indígena ordena pena de 30 años

El detenido será llevado por miembros del Inpec a la cárcel de Popayán.

En un hecho sin precedentes, tras una asamblea de justicia de indígenas nasa, llevada a cabo en el resguardo Tacueyó, en el norte del Cauca, fue condenado a 30 años de cárcel Germán Antonio Osorio, por el delito de feminicidio. Osorio también fue señalado como presunto miembro de milicias de las Farc.

El hombre fue juzgado bajo la jurisdicción especial indígena, por el caso registrado el 28 de agosto de 2016, cuando en medio de las fiestas regionales, la indígena Ninfa Isabel Mosquera, quien era parte del Colectivo de Mujeres de la comunidad, fue asesinada por Osorio cuando trataba de impedir que él hiciera disparos al aire.

El juicio al indígena, que contó con el acompañamiento de la Fiscalía General de la Nación, comenzó el pasado 9 de febrero con la intervención de la Asamblea General, donde compareció Osorio, custodiado por 14 integrantes de la Guardia Indígena de los nasa.

“A través de un proceso oral y ágil con la participación de la comunidad, las autoridades indígenas nasa presentaron la acusación sustentada en argumentos y evidencias recolectadas”, informó la Fiscalía.

De acuerdo con las pruebas obtenidas por el cabildo de Tacueyó y las declaraciones de los familiares de la víctima, se tenía conocimiento que el hoy condenado presuntamente “tenía problemas con la ley… que era militante de las Farc y se le había visto de camuflado con armas”. Inclusive, luego de la captura de Osorio, el 5 de febrero, las autoridades de la comunidad fueron amenazadas.

Desde que se registró el homicidio de la señora Mosquera, las autoridades indígenas solicitaron apoyo de la Fiscalía en la inspección técnica al cadáver y el aseguramiento temporal del agresor. En la etapa del juicio, el ente asistió, en calidad de observador con un equipo de la Dirección Nacional de Seccionales y Seguridad Ciudadana, en cabeza de una fiscal destacada para Asuntos Indígenas.

Osorio será trasladado por delegados del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) a la cárcel de San Isidro, de Popayán, donde cumplirá la condena de 30 años.

“Esta sentencia es una muestra más de los avances logrados con la coordinación entre la Fiscalía General de la Nación y la Jurisdicción Especial Indígena, como modelo de una ágil ejemplar justicia”, informó la Fiscalía General de la Nación.

Nota tomada de: http://www.eltiempo.com

Comentarios

comments