Sobre empleo

Tengo amigos que pese a estar calificados están desempleados. En parte, la decisión de publicar en mis redes sociales el hashtag #TrabajoSiHay obedece a que mucha personas me escriben y envían sus hojas de vida para que las ponga a correr o les avise si se de algunas opciones.

El empleo es la plataforma sobre el cual el desarrollo económico y social se logra, dado que marca la ruta para que los individuos y sus familias, escapen de las trampas de la pobreza.

Cumplir con la octava meta 8 de los Objetivos de Desarrollo Sustentable para 2030: “Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos.” es el desafío de todas las economías en los próximos años. El Banco Mundial estima que para 2030 se deben crear alrededor de 600 millones de nuevos puestos de trabajo, para superar la pobreza. Según ellos, hoy en el planeta hay más de 200 millones de personas con trabajos informales y otras tantas desempleadas.

Los expertos coinciden en que para crear empleo digno se requiere de un sector privado sólido que fondee la innovación, que así este muy mentada, escasea en la región, lo que limita el crecimiento económico y la competitividad. Registramos algunos avances sociales, pese a lo cual hay muchas empresas que nacen pequeñas y así se quedan, es decir, no crecen tanto como en otras regiones por falta de innovación y dinamismo, en parte porque no se invierte todo lo necesario en investigación y desarrollo.

Colombia, como la región, no escapa a esta realidad.

Además, aquí los pendientes que tenemos para dar sostenibilidad a quienes volverán a integrarse tras el mentado fin de la guerra, son complejos: deberán encontrar un trabajo digno de largo plazo en el orden local, sus hijos necesitan recibir educación, y su llegada además de costosa, impactará el contrato y el tejido social, los códigos de conducta, confianza y gobernabilidad establecidos hasta ahora.

Por lo que debemos tratar de lograr un crecimiento mayor, de bien público, que pueda sostenernos formalmente a todos: los que ya estamos acá y los que llegarán.

Al respecto el profesor por Paul Collier de la Universidad de Oxford plantea en uno de sus escritos que cuando gobiernos y comunidad internacional generan un crecimiento acelerado alejado de los bienes primarios y dan garantías creíbles a las minorías, el riesgo de conflicto se reduce ampliamente.

Viendo las experiencias mundiales, cuando en un país se finalizan guerras, rebeliones o conflictos, persiste el riesgo de reinicio brusco de estos. Frente a lo cual se deberán reducir los factores potenciales de riesgo, tomar medidas para prevenir de forma efectiva que surjan otros conflictos y diseñar políticas económicas, políticas que reduzcan brechas, desigualdades, igualen derechos, masifiquen acceso a oportunidad y superen así los errores heredados del pasado.  Es decir, hay mucho trabajo por hacer.

Comentarios

comments