La hora de la merienda es el momento más esperado del día, más para los amantes de las cosas dulces. Es que los postres tienen algo especial que los hace irresistibles, y aunque se pueden conseguir buenos productos listos para comer, animarse a prepararlos en casa resulta más divertido.

Incluso si piensas que la repostería no es lo tuyo, te vas a sorprender cuando descubras todos los postres que puedes hacer siguiendo técnicas básicas para las cuales no se requiere ser experto. Lo único que vas a necesitar, es ganas de querer hacer algo nuevo y divertirte en la cocina.

Capaz, después de poner en práctica estos consejos prácticos que te vamos a compartir descubriras que tienes un don innato para las preparaciones dulces, y hasta te animes a tomar un curso de repostería.

Si te parece interesante aprender las técnicas, trucos, recetas para convertirte en un aprendis, te puede interesar el curso de repostería desde cero de Crehana.

Consejos prácticos para principiantes

1 Elegir la receta

La clave del éxito con tus primeros postres, es saber elegir las recetas de menor complejidad, por ejemplo, hacer bizcocho de vainilla, galletas con chips de chocolates, flan o helado casero.

2 Los utensilios que no te pueden faltar

Hay utensilios de cocina indispensables para la elaboración de postres, algunos seguramente los tendrás, así que daremos un repaso rápido para que identifiques cuáles tienes y los que te faltarían. De paso te vas equipando para tu curso de repostería.

● Un bowl grande para mezclar ingredientes.

Batidor, puede ser eléctrico o manual.

Set de cucharas, tazas medidoras y una balanza. En la repostería hay que respetar las cantidades de las recetas para que salgan, y las que usas a diario no son las indicadas para esto.

Moldes de tortas, cortadores de galletas para darle forma a tus preparaciones.

Colador para tamizar (separar las partes gruesas de los ingredientes sólidos. Comúnmente se hace con en el azúcar o la harina)

3 Engrasar bien los moldes

Aunque hay moldes hechos con materiales antiadherentes siempre es recomendable engrasar con mantequilla y harina los moldes que se utilizan. Sobre todo cuando se van a preparar postres horneados. Hacer esto, ayuda a desmoldar rápido la preparación.

4 Momento de la preparación

Sea que vas a preparar postres u otro tipo de recetas es necesario que tengas a mano la receta, que la hayas leído detenidamente y resuelvas todas las dudas sobre ellas antes de empezar. Por ejemplo, cómo hacer el tamizado de la harina.

El siguiente consejo es preparar tu área de trabajo, es decir, buscar todos los utensilios que vas a utilizar para preparar la receta, y tener todos los ingredientes a mano en las cantidades correspondientes. Por último, seguir los pasos de la receta sin saltarse ni un paso.

5 Congela y ahorra tiempo

Si le agarras el gusto a preparar postres caseros, puedes ahorrarte tiempo congelando masas y tortas para utilizar luego, sólo te tienes que asegurar de hacerlo de la manera correcta para no alterar el sabor del postre.

6 Los ingredientes

Utiliza ingredientes de calidad, y evita los productos ligeros porque hay postres que requieren el contenido graso de los alimentos para poder tener una consistencia correcta.

7 Ten cuidado al batir los ingredientes

¿Sabías que batir de más también puede afectar el resultado final de tu postre? Por ejemplo, el bizcocho podría quedar duro. Así que sólo hazlo hasta que los ingredientes estén bien mezclados y hayas conseguido la consistencia perfecta.

Ideas de postres sencillos

Tal vez se te ocurrió sorprender a tu enamorado con unos macarons, o se viene el cumpleaños de tu pequeño y se te ocurre que unos cupcakes decorados con sus personajes favoritos es algo que va amar. Pero, por qué empezar con el pie izquierdo si hay postres muy sencillos e igual de deliciosos con los que vas a sorprender a todos.

Después de tu curso de repostería vas a poder intentar esas elaboraciones más avanzadas, pero ahora es momento de empezar por lo básico.

Postres sencillos sin horno

Si aún no te animas a prender el horno, estas ideas de recetas son para ti.

Cake pops: estas paletas hechas a base de torta son prácticas, ricas y se pueden decorar de muchas maneras. Perfectas para reutilizar el pastel que sobró del cumpleaños, y también se pueden hacer con magdalenas.

Sólo tienes que desmigar la torta, añadir queso crema, formar bolitas de pastel y refrigerarlas para que queden firmes. ¡Súper simple!

Cheese cake: si la tarta de queso también se puede preparar sin horno. Para lo único que vas a utilizar la cocina o el microondas es para derretir la mantequilla que ayuda a unir las galletitas trituradas de la base.

Después sólo debes dejar reposar en la nevera hasta que llegue a su consistencia perfecta.

Postres horneados

Brownie: un postre que nunca falla, se puede servir sólo, con frutos rojos, merengue o simplemente acompañarlo con una rica taza de café.

La receta es muy sencilla de seguir, y con ingredientes fáciles de conseguir. El secreto es utilizar un chocolate amargo de calidad, tamizar la harina y preferiblemente utilizar un molde rectangular de poca altura.

Bizcocho de vainilla: un clásico que no te dejará mal, se puede disfrutar sólo o lo puedes cubrir con chocolate. Para esta receta se necesita leche, harina, huevos, azúcar, mantequilla y polvo para hornear, ingredientes que siempre tienes en casa.

El secreto para que quede esponjoso es batir bien los ingredientes y agregar las claras al final batidas a punto de nieve.

Dile sí a un curso de reposteria

Una vez que comiences a preparar postres, ganarás práctica y con el tiempo te vas a animar a realizar preparaciones más complejas. Por ello te conviene realizar un curso de repostería desde cero.

En estos cursos se aprenden las técnicas básicas para la elaboración de diferentes tipos de masas, rellenos y cremas. Pero también te ayudarán a desarrollar tu lado más creativo para que prepares los postres más ricos y únicos.