Un operativo adelantado por la Fiscalía, a través del CTI, dejó al descubierto una red delincuencial dedicada al cobro fraudulento de títulos judiciales en Popayán.

De acuerdo con los investigadores que conocen del caso, tres empleados de juzgados civiles, en asocio con abogados y particulares, suplantaban a las personas dentro de procesos donde se generaban esta clase de depósitos judiciales para así cobrarlos.

"Son alrededor de 300 títulos judiciales cobrados de forma fraudulenta y donde se apoderaron de aproximadamente mil millones de pesos ejecutando maniobras contrarias a la ley", explicó el ente acusados en las audiencias judiciales.

Cuando los integrantes de esta red se enteraron que las autoridades ya estaba investigando el tema, pagaron nueve millones de pesos a un sicario de Cali para que asesinara a uno de los integrantes para evitar que aportara información sobre cómo ejecutaron estos cobros ilegales.    

A raíz de esta clase de hallazgo, los integrantes de la Fiscalía no dudaron en adelantar el correspondiente operativo para desmantelar esta red de corrupción.

Por ahora l Fiscalía General de la Nación logró la judicialización de tres funcionarios de juzgados civiles de Popayán (Cauca) y de cuatro particulares, quienes  estarían involucrados en maniobras engañosas que permitieron el pago irregular de dichos títulos de depósitos judiciales entre 2016 y 2019.

Un fiscal de la Estructura de Apoyo de la Seccional Cauca imputó a los procesados los delitos de: concierto para delinquir, fraude procesal, falsedad en documento privado y peculado por apropiación.

Los hoy investigados son: Jhon Alexánder Siachoque Castaño, Diego Francisco López Dorado y Wilman José Ramírez Rincón (funcionarios judiciales); y Luis Fernando Villaquirán, Jhon Jairo Salazar Muñoz, Carlos Alberto Mosquera Guerrero y Richard Libardo Muñoz Cerón (particulares).

Por disposición del juez de control de garantías, los servidores deben cumplir medida de aseguramiento en centro carcelario, al igual que Luis Fernando Villaquirán. Dos particulares fueron cobijados con detención en el lugar de residencia y uno más recibió medida no privativa de la libertad.

Los siete procesados fueron capturados por el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) en Popayán (Cauca). En las diligencias fueron incautados los siguientes elementos: 7 celulares, 2 computadores portátiles,  8 memorias USB, 4 DVD, 1 disco duro, 1 micro SD y 2 simcard.