Escrito por Deyvi Andrés Muñoz
Estudiante de 4to año de Economía Universidad del Valle

Para nadie es un secreto que gran parte de la población portejadeña estaba ilusionada con la elección de Dagoberto Domínguez Caicedo como Alcalde municipal y todos esperaban un gobierno transparente donde importara real mente la gente , pero todo cambio de manera rápida el tipo buena gente sencillo y humilde ha sufrido una metamorfosis mental y actitudinaria , encerrado en un cuadro perfecto rodeado de Suly Pereira su esposa , Ximena Castillo ex alcaldesa de Villarrica sancionada por la procuraduría e investigada por la fiscalía y Neisa Zapata su secretaria de hacienda quien parece una vicealcaldesa  sabe de planeación transito educación salud mejor dicho Neisa es un detodido. Este trio de mujeres son quienes quitan y ponen en el gobierno local de puerto tejada al punto tal que se olvidan que el mandatario Dagoberto Domínguez al inscribir su candidatura en las pasadas elecciones se inscribió con un programa de gobierno donde las líneas accionarias eran la inversión social y la lucha contra la corrupción, pero como dije al inicio de este escrito todo cambio de manera abrupta y rapidito, el clima perfecto fue la pandemia del covid-19 ahí empezó el descaro del Alcalde y su trio fantástico de mujeres maravillas contratos van contratos vienen en compra de mercados que nunca llegaron, elementos de desinfección que nunca se vieron, según fuentes de la administración la ganancia de las compras de la pandemia fue monumental y todo corrió para el bolsillo de Dago y su  familia la preciosa suma de 600 millones de pesos y 170 millones que le entrego a su mentor el Ex alcalde Gustavo Hincapié a través de un contrato con el Autoservicio el Amigo propiedad del ex mandatario, esos fueron los primeros actos de corrupción de quien decía luchar contra este flagelo de la administración pública, pero las malas actuaciones no se quedaron ahí podríamos mencionar algunas, la falsificación de la firma al jefe de la unidad jurídica, el gasto de más de dos mil millones de pesos correspondientes al sistema de regalías sin que estos se hayan adicionado al presupuesto vigente del año 2020 al parecer según información de la procuraduría se habrían firmados contratos sin el cumplimiento de los requisitos legales, pero lo que ya le ha rebosado la copa a los habitantes del municipio de puerto tejada es el libre descaro del alcalde Dagoberto Domínguez y su trio de mujeres maravilla, el haber suscrito el convenio Número 016 del 30 de Noviembre de 2020 con el Cabildo Indígena Kofan por un valor de $ 1.783.196.154 que tiene como objeto hacer estudios análisis de  factibilidad diseños en materia de infraestructura vial, saneamiento básico , espacio público, todo esto en tiempo records de 30 días , cuál será el afán en que este convenio se haya  ejecutado tan rápido casi que exprés, el alcalde Dago lo tendrá que explicar ante los entes de control pues según información ya fue denunciado la firma del convenio 016 ante la procuraduría y la fiscalía general de la nación y la contraloría por tratarse de recursos del erario público,  pues sobre la firma del mismo hay unos fantasma de ilegalidad , ya que no hubo licitación pública  obviando que la corte constitucional  desde hace más de dos año dejo claro en una sentencia que el Cabildo Indígena Kofan perdió las competencias especiales para contratar de forma directa precisamente para evitar los vicios de favorabilidad , y es que si vamos hablar de errores del gobierno de Dago  que han rebosado la copa a la comunidad portejadeña tendríamos que mirar lo que pesa encima del, 25 investigaciones en la Procuraduría, 17 en la Fiscalía General de la Nación, 14 en la Contraloría, está batiendo records  el alcalde de puerto tejada Dagoberto Domínguez en materia de denuncias e investigaciones, podremos decir que solo Dios lo salva de una sanción o un carcelazo entendiendo que tarde que temprano llegara el veredicto de los tribunales. Da mucha lástima que por culpa de tres mujeres con ambición de poder y por culpa del alcalde mismo por no escuchar “DAGO SE HAYA FREGADO LA VIDA”.