Alcalde y concejo le fallan a los payaneses, empresa privada el mayor beneficiado con el servicio de alumbrado público

Vale la pena resaltar, que una de las principales promesas de campaña del Juan Carlos López era recuperar para la administración Municipal los servicios públicos, sin embargo; lo que se evidencia es todo lo contrario.

Alcalde y concejo le fallan a los payaneses, empresa privada el mayor beneficiado con el servicio de alumbrado público

Esta vez; la denuncia la realiza el líder político y social Juan F. Salamanca a través de su página en Facebook, donde; con los soportes del caso manifiesta que es indígnate lo que hacen la dirigencia política de Popayán CO.

"Se ha venido promulgando ampliamente por parte del alcalde de Popayán, con la bendición del Concejo municipal, la recuperación del sistema de alumbrado público de la ciudad, a través de la constitución de una empresa mixta, con la vinculación de un socio estratégico. Para ello, curiosamente, una actual deuda con -Eléctricas Medellín- sería pagada por la nueva empresa.

Luego de superarse el proceso de licitación, en la cual solamente participaron dos oferentes y uno de ellos fuera descartado por que extrañamente no presentó la póliza de seriedad, el proponente ganador termina siendo una promesa de sociedad futura conformada entre empresas cuyos accionistas son precisamente los mismos dueños de Eléctricas Medellín. Es decir, le ampliaron nuevamente de manera descarada el contrato a esta empresa por 30 años más y nos vendieron la idea de que era un nuevo socio estratégico. Claro, con razón se incluyó, con el beneplácito del socio, la deuda en la estructura del negocio.

¡Qué descaro! Pero eso no es lo peor; este negocio (alumbrado público) cuyo propuesta fue aceptada de acuerdo a la estructura financiera presentada, genera ingresos por cuantía de 1 billón 600 mil millones, de donde se le reconocen a los inversionistas, entre otros, 239 mil millones por realizar la inversión, 72 mil millones en el año 30 por una “remuneración por vida útil remanente” y  222 mil millones por administración y operación del sistema, todo por cuenta de la módica suma de inversión inicial de 3.754 millones. Y para rematar, se pagan 30 mil millones que se quedaron debiendo al operador anterior, es decir ellos mismos, en módicas cuotas diferidas a 20 años, lo que termina siendo, con intereses, 63 mil millones de pesos

¡NO HAY DERECHO, qué indignación!"