Por: Andrés Urrego

Señor alcalde, con el respeto y el decoro que me caracteriza, quiero de manera comedida expresarle mi mas profunda decepción por su mandato. Un mandato que usted. o sus asesores decidieron llamar “Creo en Popayán” pero que para los ciudadanos de a pie como yo, nos resulta tan difícil, casi imposible de hacer, o por lo menos creer en la Popayán que usted nos quiere hacer creer.

Esta bien, si usted. se hizo elegir con un discurso que proponía un cambio en el rumbo frente al gobierno de su antecesor, Cesar Cristian Gómez Castro y lo primero que hizo fue aliarse con los mismos que gobernaron con él, de hecho, varias entidades del municipio, hoy están convertidas en guaridas de los mas íntimos colaboradores del Cesarismo local, los peores, pero esta bien.

Esta bien, si usted. tan critico del gobierno anterior, cuestionando a viva voz el mal manejo en la gestión de su antecesor, prometió un cambio y a las primeras de su mandato, decidió seguir adelante con cuestionados contratos como el de las foto-multas y la privatización de la secretaria de transito, solo por mencionar alguno, pero esta bien.

Esta bien, si a pesar de que usted. fue una de las primeras personas infectadas en la ciudad con el virus COVID-19, no lo podemos condenar por eso, a pesar que nunca fue transparente el nivel de contagio a su alrededor, ni el de los funcionarios de su administración y que el manejo de la pandemia por parte de la cartera encargada, ha sido completamente desacertada, con las consecuencias en la salubridad publica por todos conocidos y eso es mas que lamentable, pero esta bien.

Esta bien, si el municipio de Popayán, hoy arroja unos índices de desempleo, inseguridad y pobreza como no lo habíamos visto en épocas recientes y como resultado de su inoperante gestión al frente de la administración municipal, pero esta bien.

Esta bien, si su gobierno en lugar de realizar las labores constitucional y legalmente encomendadas, ha dedicado mas tiempo, esfuerzos y recursos a través de medios de comunicación y redes sociales, tratando de lavar su imagen y la de sus colaboradores, bastante cuestionados, por cierto, donde, por el contrario, han terminado por presentarlo a usted. como una persona frívola y vacua, ocupado en asuntos menores y no en la resolución de los verdaderos y graves problemas de nuestra sociedad, pero esta bien.

Todo lo anterior esta bien, seguramente no podíamos esperar otra cosa de usted, pero lo que no puede esperar usted de nosotros, es que “Creamos en la Popayán” donde son mas importantes unas estatuas que la vida de mujeres y jóvenes. Donde usted. calla frente a las graves acusaciones en contra de lideres sociales. Donde usted, no es capaz de ponerse del lado de la ciudadanía que representa. Si usted. señor alcalde no cree en la vida o por lo menos le cuesta trabajo defenderla, nosotros simplemente, no podemos creer en usted.

Adenda: Ayer en la noche de manera tardía y cuando ya los ministros de defensa y del interior se habían ido, porque seguro les falto el valor para hacerlo, salen con un escueto comunicado leído por el gobernador del Cauca, donde no rechazan  de manera vehemente estos señalamientos, que sin lugar a dudas coloca en riesgo la vida de los líderes sociales, ustedes no rechazan los señalamientos, dejando esa responsabilidad a nosotros los ciudadanos cuando manifiestan “La ciudadanía ha expresado rechazo frente a las declaraciones realizadas por el señor Ministro de la Defensa, por mencionar algunos "alias" como presuntos autores de hechos vandálicos. Solicitamos que se aclare el comunicado referido como quiera que, los "alias" mencionados coinciden con seudónimos que corresponden a líderes sociales reconocidos por las organizaciones”. Obviamente nosotros si las rechazamos enfáticamente, porque la vida es primero

¡Alcalde, renuncie!