El municipio de Popayán está afectado por crecientes súbitas en temporada invernal con peligrosas fuentes sismogénicas activas, como las fallas Cauca-Patía, Romeral, y la del piedemonte oriental de la Cordillera Central, con riesgos de calamidad pública por reiterados antecedentes de avalanchas e inundaciones que comprometen muchos barrios de la ciudad, en periodos recurrentes en promedio cada 10 años respecto a las inundaciones, y cada 50 años con movimientos sísmicos con categoría de terremoto, el último el 31 de marzo de 1983.

Nuestra ciudad está asentada sobre abanicos volcánicos de geoformas extensas, suaves y onduladas, originadas por la acumulación de material volcánico, cuyo ápice se desconfina por un canal que transporta flujos por las escorrentías del Puracé, por donde es frecuente observar procesos erosivos como surcos y terracetas, con peligro de deslizamientos activos importantes que forjan zonas inestables.

Según el Servicio Geológico Colombiano, la distribución mensual del número de deslizamientos se presenta en los meses de noviembre, diciembre y enero, lo cual se explica porque las mayores precipitaciones y movimientos en masa se registran en estos mismos meses, con la presencia de traslacional en laderas, con desplomes de rocas y desmembramientos montañosos a los principales drenajes de la zona: ríos Cauca, Molino, Ejido, Hondo y quebrada Pubús.

En la carretera Popayán - Coconuco, en el sitio conocido como Llano largo y en las vueltas del Molino, se observan escorrentías turbulentas con surcos y cárcavas, que forman canales amplios y profundos, por donde circula el agua durante y después de los aguaceros. El peso del terreno empinado y además inestable por sobrecarga de agua, se está deslizando sobre la ladera con riesgo de represamiento de los ríos Molino y Cauca que, al momento de reventar la resistencia de los deslizamientos, originará una avalancha que arrasaría con gran parte de la ciudad de Popayán.

Una avalancha de tales magnitudes, devastaría zonas de alta densidad poblacional como: Pueblillo, Villa Docente, Tránsito Municipal, las Secretarías de Infraestructura y Agricultura del departamento, la calle sexta, el estadio Ciro López, la zona de Pomona, Los centros de salud de la Estancia, el Hospital Universitario San José, la plaza de mercado del barrio Bolívar, la zona deportiva de Tulcán, La Universidad del Cauca Sedes del Liceo y Tulcán, el parque Mosquera, el barrio Vásquez Cobo y el sector del puente del humilladero; centro recreativo Pisojé, el barrio La Playa, El Poblado de San Esteban, Club campestre, Altos del Río, Aída Lucía, Galicia, Guayacanes, La Ximena, Portales Norte, Portón Hacienda, Villa Mercedes, Yambitará, entre otros muchos estragos que involucrarían vías secundarias, terciarias y acueductos veredales.

La administración municipal está en mora en actualizar el Plan de mitigación del riesgo y apropiar recursos necesarios para asumir los costos asociados con las obras de reducción de amenaza por procesos erosivos, tales como construcción de muros en gaviones en la parte intermedia del talud en los drenajes hídricos y la construcción de canales orientados al manejo de aguas superficiales.

Necesitamos con urgencia el Plan de Ordenamiento Territorial para la reglamentación técnica del uso del suelo, dando estricto cumplimiento de las medidas de prevención de desastres a fin de

reducir el progresivo deterioro y evitar que se continúen autorizando asentamientos humanos en lugares inadecuados.

Es necesario reactivar las alertas tempranas y coordinar acciones con los organismos de socorro haciendo los monitoreos constantes, con los censores y radares en ríos y zonas de laderas, articulando las acciones preventivas desde el Concejo Municipal, las secretarias de Gobierno y Planeación, la Oficina Asesora de Gestión del Riesgo, la Umata, Resguardo de Quintana, resguardo de Poblazón, Resguardo Coconuco, la Gobernación del Cauca, la Corporación Regional del Cauca, , Cruz Roja, Bomberos, Defensa Civil, la Corporación Nasa Kiwe, el CRIC, Policía y Ejército Nacional, Movilidad Futura, Fundación Río Piedras, Curaduría, Personería y Defensa Civil Consejo territorial de planeación, las universidades y la participación activa de todos los habitantes del municipio