Patrullero de la Policía fue atacado a tiros en el funeral de su mamá y otro uniformado fue asesinado

Los casos sucedieron en Chocó y de acuerdos con las autoridades, el Clan del Golfo estaría detrás de estos atentados.

Patrullero de la Policía fue atacado a tiros en el funeral de su mamá y otro uniformado fue asesinado

El comandante de la Regional de la Policía a cargo de Antioquia y Chocó,  general Gustavo Franco,  confirmó los mortales ataques que habría llevado a cabo el Clan del Golfo el fin de semana presente.

En el municipio de Acandí, departamento del Chocó, fue asesinado el subintendente Diomedes de Jesús Chaverra, cuando se encontraba de civil.

“Inmediatamente, se dispuso la confirmación de un equipo élite para dar con los responsables en el menor tiempo posible. En el transcurso del día habrá reuniones de seguridad con las autoridades administrativas de la región para evaluar los últimos acontecimientos y adoptar medidas adicionales para contener el accionar de los delincuentes”, agregó el general Franco.

Además del asesinato de Chaverra, el Clan del Golfo sería responsable por perseguir y balear al patrullero Carlos Alfonso Lemus este fin de semana. El uniformado había solicitado permiso para asistir a las exequias de su madre, en Lloró (Chocó), cuando fue atacado con arma de fuego.

Durante el transcurso de la semana, la Policía expuso ante la opinión pública los golpes a las redes de apoyo del Clan.

El pasado 7 de julio, se informaron los resultados de 17 operaciones, que permitieron la captura de 21 personas, la muerte de cuatro criminales y la incautación de más de 17 armas de fuego en Chocó.

“Dentro de estas operaciones se dieron las capturas de alias Karen, cabecilla logística de Subestructura Carreteras, Gonzalo, segundo cabecilla y alias Peluca, cabecilla de Zona en el Cantón de San Pablo, contra los que hay señalamientos de ser los responsables de afectar la convivencia y seguridad ciudadana a través de homicidios extorsiones y narcotráfico”, informó la institución.

De acuerdo con la Policía, los capturados eran perseguidos por “dinamizar el conflicto” en la región, cuando en mayo pasado el Clan del Golfo decretó el paro armado. Entonces, once departamentos quedaron casi sitiados por orden del grupo, una vez se conoció la extradición de su líder: Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel.