La situación sucedió cuando los uniformados pretendían capturar a una persona al ser sorprendida violando la medida de toque de queda.

Lo anterior desencadenó en un asonada, donde los uniformados fueron atacados con cuchillos y objetos contundentes.  

"Dos sujetos terminaron capturados por violencia contra servidor público", indicó la Policía.

Posteriormente algunos uniformados la emprendieron contra una vivienda, donde al parecer se escondió uno de los agresores, por eso se observa cuando destruyen los vidrios de los ventanales.

Dicho momento quedó registrado en un video realizado por un habitante del sector, quien considera el caso como abuso policial. Luego la filmación terminó circulando en las redes sociales.