Por los violentos choques entre las movilizaciones por el caso de la joven que se suicidó tras la detención de la Policía, las cuales; se convirtieron ahora en ataque contra las instalaciones de la Unidad de Reacción Inmediata, URI de la Fiscalía de Popayán.