A un centro asistencial de la ciudad de Cali fue remitido un bebé de un año de edad luego que le cayera agua hirviendo.

El caso se conoció cuando la mamá del pequeño lo llevó de urgencias al hospital de Piendamó, explicando que todo se debió a un accidente cuando preparaba un café.

"La señora indicó que todo se debió a un posible descuido cuando preparaba la bebida, el niño se acercó a la olla donde hervía el agua para después voltearla, registrándose las quemaduras", explicaron funcionarios de dicho centro asistencial.

A raíz de que el bebé registrara esta clase de lesiones en diferentes partes del cuerpo, ordenaron trasladarlo a un clínica de la capital del Valle del Cauca. Su condición de salud es estable.  

El accidente sucedió al interior de una vivienda del barrio Los Balcones, casco urbano de este municipio del centro del Cauca.