Cansados de los incumplimientos de los gobiernos nacional, regional y local frente al mejoramiento de las vías, los indígenas y campesinos de la zona rural de Morales se movilizarán hoy por las calles de esta localidad del centro del Cauca.

Es que a raíz del trágico accidente de tránsito, registrado el pasado 26 de diciembre y donde fallecieron cuatro comuneros, las comunidad acordó movilizarse para mostrar su inconformismo frente al abandono en que permanecen las carreteras de esta zona del departamento.  

Por eso recordaron los pactos plasmados con las autoridades para la inversión en las carreteras que comunican las veredas y corregimientos con el casco urbano, como el firmado en 1986, tras la primera gran movilización del occidente del Cauca, a raíz de las afectaciones causadas por la represa de La Salvajina.

"Se plasmó en acta, acuerdos tendientes a la superación de las afectaciones entre ellos construcción de vías carreteables en la zona de influencia de este proyecto; acuerdos que hasta la fecha no han sido materializados a pesar del fallo judicial, sentencia T-462A 2014,  de la honorable corte constitucional en favor de las comunidades, hoy bajo la responsabilidad de Celsia S.A.", reza el comunicado sobre el por qué de la movilización.  

Por eso se movilizarán para hacer cumplir esos acuerdos y tener carreteras en óptimas condiciones para que no se registren fatales accidentes, como aquel donde fallecieron el comunicador indígena José Líbano Quintana, la ex autoridad indígena Natalia Molano junto con su hijo y el conductor del vehículo identificado como Herney Tenorio.

Es que dicha emergencia evidenció el pésimo estado de las carreteras de esta zona,  poniendo en riesgo la vida de los campesinos e indígenas a la hora de sacar hacia el mercado los productos que cultivan.

Esto es la muestra del abandono en que mantienen a las comunidades desde pasadas administraciones locales y regionales, porque no invierten en infraestructura, desmejorando la vida de los caucanos.