Por ser los presuntos responsable en el delito de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes que les imputó la Fiscalía, Wilmer Erazo y Mauricio Fernández González fueron afectados con medida de aseguramiento intramuros por un juez de control de garantías.

Según la investigación, el 1 de marzo de marzo último en la vía que de Popayán conduce a Cajibío (Cauca), investigadores del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), con apoyo del Ejército Nacional inspeccionaron los vehículos de los investigados y hallaron 314 kilos de clorhidrato de cocaína camuflados en dos caletas.

En uno de los compartimientos fueron encontrados 143 paquetes, y en el otro 171.  En consecuencia, capturaron en flagrancia a los conductores de los dos automotores, quienes en las audiencias concentradas no admitieron su responsabilidad.

El narcótico estaba avaluado en más de 1.800 millones de pesos colombianos, aproximadamente.