Johnny Marín Franco Segura fue sorprendido por agentes de una patrulla motorizada de la Policía Nacional cuando, portando un arma de fuego, intimidaba  a transeúntes y vecinos de un sector del barrio Miranda de Buenaventura.

Al observar a los uniformados, al parecer, amenazó con dispararles, por lo cual se vieron obligados a utilizar sus armas de dotación oficial para disuadirlo. El hombre emprendió entonces la fuga, pero fue interceptado cuadras más adelante.

Durante la requisa, los agentes le incautaron una pistola con un proveedor con 6 cartuchos.

Al aceptar las evidencias recaudadas por Fiscalía, el Juzgado Segundo Penal de Buenaventura dictó medida de aseguramiento en contra de Franco Segura en establecimiento carcelario.

El hombre fue imputado por los delitos de fabricación, tráfico, y porte de armas de uso privativo de las Fuerzas Armadas o explosivos agravado.