La Administración Municipal y Parroquia San Antonio de Padua, informa a toda la comunidad quilcihagueña que el cementerio municipal se encuentra colapsado.

1. No se recibirán difuntos que vengan de otras ciudades para inhumación en el cementerio. Se exhorta a la comunidad para que opten por la cremación cuando sus familiares mueran por COVID en otras ciudades.

2. Es obligación de los familiares de exhumar y pasar a osario las tumbas tanto en tierra como en bóveda que vayan a cumplir 4 años.

3. La administración del cementerio se ve obligado a habilitar nuevos espacios para la inhumación de cadáveres.

4. De la forma como abordemos esta emergencia podremos garantizar la sostenibilidad futura del cementerio para que los quilichagüeños puedan seguir contando con este servicio humanitario.

5. El aforo máximo en el cementerio es de 15 personas.