Clan del Golfo decreta el cese unilateral al fuego para empezar un diálogo de paz con el gobierno de Petro

La organización criminal y narcotraficante ‘clan del Golfo’ anunció este domingo 7 de agosto el cese unilateral del fuego, tras la llegada de Gustavo Petro a la Presidencia de la República.

Clan del Golfo decreta el cese unilateral al fuego para empezar un diálogo de paz con el gobierno de Petro

El grupo armado ilegal Clan del Golfo anunció este 7 de agosto su voluntad de acogerse a lo que el gobierno entrante, Gustavo Petro, ha denominado como “la paz total”.

En un comunicado, el grupo armado informó que decreta un cese al fuego unilateral, luego de asesinar a más de 30 policías en diferentes partes del norte de país.

"Consecuentes con estas fechas históricas, decretamos también un cese unilateral de hostilidades ofensivas, como expresión de buena voluntad con el gobierno que inicia y su amplia disposición de búsqueda de caminos de paz para todos los actores del conflicto, a partir del 7 de agosto”, se lee en un comunicado firmado por el estado mayor de este grupo irregular.

En el comunicado, esta organización armada financiada por narcotraficantes expresó su “buena voluntad” para acogerse a los diálogos exploratorios que ha propuesto el gobierno del Pacto Histórico: “Creemos que es la mejor decisión para la Colombia olvidada que representamos”, aseguran.

El pronunciamiento del Clan ocurre días después de ejecutar en el país una ofensiva criminal contra los miembros de la fuerza pública que dejó más de 30 policías muertos cuando cumplía con el deber de cuidar a los colombianos.

A la voluntad del Clan, se suma la ya expresada por la guerrilla Ejército de Liberación Nacional, Eln, cuyos integrantes expresaron su disposición de reanudar los diálogos con el Estado colombiano, suspendidos desde 2019 tras el atentado contra la escuela de cadetes General Santander.

“El Eln mantiene activo su sistema de lucha y resistencia política y militar, pero también su plena disposición para avanzar en un Proceso de Paz que dé continuidad a la Mesa de Conversaciones iniciada en Quito en febrero de 2017”, había anticipado la guerrilla.

La propuesta del nuevo gobierno es sentarse a la mesa del diálogo o el sometimiento con los diversos grupos armados ilegales que delinquen en el país. Chile y Noruega se han ofrecido como garantes en una eventual negociación.