Se trata de Romelio Ramos Cuetia, un comunero indígena de  31 años de edad, quien fue asesinado por desconocidos en la zona rural del municipio de Suárez en el norte del Cauca.

El comunero era originario de la vereda Paletón en el resguardo de Jambaló y residente en la vereda Alejandría del resguardo de Cerro Tijeras, donde trabajaba como agricultor.

De acuerdo con la información suministrada por la ACIN, El comunero había pasado el fin de semana compartiendo con sus familiares en una fiesta de cumpleaños, y el día domingo 29 de noviembre, se había trasladado hacia la vereda Playa Rica, en el corregimiento de Betulia, donde fue visto por última vez con vida.

Su cuerpo fue hallado sobre la vía, en un sector conocido como El Amparo, a dos kilómetros y medio del casco urbano del municipio de Suárez.

La víctima era padre de dos hijos y hacía parte activa de la vida comunitaria el territorio de Jambaló.

Las autoridades indígenas locales han asumido las investigaciones frente a este crimen y desarmonía territorial; por lo pronto descartan un intento de robo, pues su motocicleta fue encontrada en el mismo lugar de Playa Rica.