Obviamente, nosotros apoyamos la siembra de arboles y  la conciencia ambiental, porque también nos preocupa la conservación del medio ambiente y la mejora de los espacios naturales de la ciudad.

Sin embargo, creemos firmemente que la "vida es sagrada" y que este derecho es inviolable, como está consagrado en nuestra Constitución Política. Lastimosamente, en ese aspecto, la administración 'Creo en Popayán', en cabeza de Juan Carlos López Castrillón tiene una gigantesca deuda con los habitantes de nuestra ciudad.

La Secretaria de Gobierno de Popayán es una mujer dulce, carismática, amable, pero esas cualidades no son suficientes para enfrentar las amenazas que se ciernen sobre el municipio.

Homicidios bajo diferentes modalidades, hurtos callejeros, atracos en establecimientos comerciales, heridos, todo eso se ha vuelto el pan de cada día en la ciudad, donde sus habitantes están en un estado generalizado de pánico.

La conducción de la política de seguridad ciudadana necesita carácter y contundencia para que todos los actores se articulen, no bastan las buenas intenciones cuando se enfrenta a una delincuencia, desbocada, como la que azota a la ciudad.

Roció Cuenca puede desempeñar con lujo de competencias cualquier cargo en la administración municipal, menos el que ocupa actualmente, donde lo que se requiere es lo que a ella le falta, recio liderazgo para combatir el miedo de los ciudadanos.

La dulzura es siempre encantadora, pero hay momentos donde no es lo indicado para realizar una tarea y puede volverse amarga.

Además, por qué crean un cargo  en esta dependencia para ubicar a una persona, que a la postre no ha aportado nada a la tranquilidad de los payaneses, causando más caos e intranquilidad en la ciudad.

Ojalá el alcalde Juan Carlos López la valore y la ubique en una posición donde pueda lucir sus capacidades y valdría la pena que ella misma entienda que ahí donde está, se está consumiendo su futuro.