Consejos para que tus micheladas queden como de concurso

/ general
Por: PeriodicoVirtual

Consejos para que tus micheladas queden como de concurso

Hacer micheladas es algo que le sale muy bien a los mexicanos. Aunque en otros países también se acostumbra mezclar la cerveza con otros ingredientes, aquí somos verdaderos expertos. Cada quien es autor y responsable de sus micheladas, pero nunca está de más tomar nota de tips que puedan servir para que cada vez salgan mejor. Acá te dejamos algunos, esperando que los pongas en práctica sabiamente.

  • Usa vasos del tamaño de una pinta. Si utilizas del tipo "cañita", siempre te sobrará cerveza en la botella y el sabor cambiará radicalmente cuando le agregues el líquido sobrante.
  • De preferencia, mete unos cinco minutos al congelador tus vasos antes de usarlos. Eso hará que la temperatura de la cerveza baje al instante de servirse.
  • Usa siempre limones naturales. El químico con sabor a cítrico se nota a leguas, no es tan rico y es más seguro que te dé gastritis.
  • Recuerda que antes de hacer la mezcla con la cerveza, debes mojar la orilla de los vasos en el jugo de limón y escarcharlos con la sal de tu preferencia. Deberías intentar con sal de chapulines o gusano.
  • En caso de que quieras ponerles una chorreante orilla de chamoy, tienes opción de comprarlo o de hacerlo tú mismo en casa. El comprado sabe bien, pero no sabes exacto con qué lo hicieron. El tuyo podría hasta quedar personalizado con la cantidad de ingredientes que prefieras.
  • Si quieres una michelada clásica, sólo exprime jugo de limones y sirve la cerveza. Así disfrutarás mucho más el sabor original.
  • Ahora bien, en caso de que quieras algo más complejo, o curacrudas, o que sepa a jitomate, opta por la vía casera. En serio: todo lo puedes hacer en tu cocina y hasta quedará mejor.
  • Si eres de los que se arriesgan, puedes comprar almejas o camarones y ponerlos dentro del vaso, para que le den sabor a la michelada.
  • Una básica: siempre inclina el vaso cuando sirvas la cerveza y vierte el líquido lentamente. Así no se subirá tanto la espuma, ni se te regará el contenido.
  • Dependiendo tu gusto y la temperatura de tus vasos, decide si ponerle o no hielos. Si lo haces, procura que sean bloques grandes, para que no se derritan tan rápido y disuelvan mucho el sabor de tu preparación.

Ahora sí: ¡a saborear tu obra maestra!

Fuente: directoalpaladar.com.mx

Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.