Daniel García es un condenado por la justicia por el delito de tráfico de estupefacientes por eso debía permanecer en la estación de Policía del municipio de Corinto, norte del Cauca.

En medio de esta situación, y al ver que le violaban una serie de derechos fundamentales, este ciudadano optó por coserse la boca con alambre para iniciar una huelga de hambre.

“El ciudadano, condenado a 64 meses de prisión por dicho delito, denuncia una serie de vulneración a su derechos fundamentales, y para ser escuchado por la autoridades competentes y organismos de control por este tema, optó por coserse la boca con alambre. Ahora el ciudadano fue trasladado a la estación de Policía de Santander de Quilichao y  en la mañana de hoy se va a recibir su denuncia”, indicaron representantes humanitarios del norte del Cauca.

Se espera que al sujeto se le retire los alambres para conocer la denuncia que realiza mientras cumple dicha condena.

En las próximas horas se conocerán más detalles las razones de esta singular forma de protestar.