Por: Santiago Zambrano Simmonds

Anunció el Alcalde la aprobación de un Acuerdo mediante el cual se le autoriza a crear una empresa de economía mixta para que preste entre otras cosas el servicio de Alumbrado Público y lo concerniente a las actividades de ciudades inteligentes. También se le autoriza para adelantar el proceso de selección del socio estratégico y las condiciones de su selección.

No obstante lo atractivo que pueda parecer, éste hecho me parece un acto que atenta contra los intereses de la ciudadanía, me explico:

1) Se nota la falta de rigurosidad técnica en la exposición de motivos y en el Acuerdo emanado.

No hay ninguna cifra sobre el recaudo actual, sobre la proyección de los ingresos y ni siquiera sobre las acciones a realizar en el corto, mediano y largo plazo. Esa ligereza explica la variación sin ningún sustento económico del porcentaje de participación del socio estratégico pasando de un 49%, luego 35% y recientemente le oí que el 30%, es como si estuviera en un regateo a ver cuál le cuela ante la opinión pública.

Así las cosas entonces ¿cuál va ser el capital de la empresa? ¿en cuánto está estimado el valor de los activos del municipio? ¿quién los va a recibir, cuantificar y valorar?

2)    Es claro también que si así lo quiere, el Municipio podría legalmente prestar el servicio de alumbrado directamente y en su totalidad (100%) sin necesidad de un socio estratégico. Pero en gracia de discusión, supongamos que hay un plan de inversiones, (el cual desconocemos), para las actividades adicionales que se van a realizar y el Municipio no cuenta con la capacidad de endeudamiento para tener un capital líquido entonces ¿por qué no se le da la oportunidad a las personas de Popayán a que compren acciones de forma voluntaria y equitativa? Ejemplos como el de Acerías Paz del Río o desde el cooperativismo deberían ser evaluados.

3) El tema de las “ciudades inteligentes” es de la mayor importancia para el futuro de la ciudad, tanto para la calidad de vida de sus habitantes y como fuente de ingresos públicos; por consiguiente, no se puede abordar a la ligera copiando y pegando cartillas sin tener claro cuánto, cuándo y cómo se iniciarán los procesos tendientes a “colocar a las ciudadanos en el centro, promoviendo un desarrollo integrado y sostenible….”, De lo que he visto hasta ahora ni en la exposición de motivos, ni en el Acuerdo están determinadas las líneas cero, los indicadores de medición, ni las acciones a realizar. Es un cheque en blanco.

Finalmente confieso que me ha sorprendido que éste Acuerdo haya sido aprobado por unanimidad. Hace 6 años tratamos de impedir con el apoyo de algunos concejales que el alcalde de ese entonces prorrogara la concesión del alumbrado, hoy ya no los hay. Ojalá en un futuro, además de los esfuerzos que hacen ellos por estar vigentes en redes sociales en todas sus actividades, también se dediquen a los temas ciudadanos trascendentes.

El Alcalde con una bonita frase ha denominado su gobierno: “Creo en Popayán”; ambiciosa frase que lo obliga permanentemente pues “uno es esclavo de lo que dice y amo de lo que calla”.

Creer en Popayán también es empoderar a sus ciudadanos y ésta es una buena oportunidad. Ojalá no la desaproveche por traer empresas foráneas que no aportan nada pues aquí hay el talento humano y los recursos.