El uso del transporte público tiende a disminuir por la mala calidad del servicio y el mal estado del parque automotor, el valor del pasaje fijado a partir del 24 de julio de 2021 es de $4.300 la carrera mínima para taxi y $1950 pesos para el servicio de transporte colectivo, por falta de circulación de monedas de 50 pesos, el valor pagado será 2.000 pesos.

La intención de uso de transporte público en Popayán, ha descendido del 73%, en 2012, al 22%, en 2021, y consecuentemente el incremento del uso de vehículo privado, ha pasado en este mismo periodo del 18% al 59 %. De continuar esta tendencia, en dos años habría en Popayán tanta gente desplazándose en vehículos propios, taxis, mototaxismo o de plataforma como Uber, In Driver, Ciudad Blanca, Móvil Uno, lo que conduciría a condiciones de congestión, contaminación y accidentalidad insostenibles.

La mayor parte de la flota que opera en Popayán está obsoleta, los vehículos tienen más de quince años de uso y no son aptos para transportar al usuario de manera eficiente y segura.  Es urgente renovar el parque automotor de las empresas que prestan el servicio público de transporte; he visto, busetas y busetones con cucarachas, asientos rotos y flojos que parecen mecedoras, al faltarles el perno que los fija al piso  no tienen seguridad, en una frenada de seguro el pasajero volará al primer asiento; no pocos vehículos usan llantas rencauchadas o en mal estado, techos con goteras, ventanas atascadas, no se pueden abrir ni cerrar; choferes distraídos que hablan por celular, música cual discoteca ambulante; vendedores que suben a los buses sin ningún control; los choferes cambian a su arbitrio las rutas, si el pasajero reclama se enojan, hacen piruetas manejando para evitar el tráfico en horas pico, suben el bus a los andenes, llenan las unidades de pasajeros de pie y a la hora de bajar, el gordo se tiene que hacer flaco y el flaco mucho más flaco, sin desamparar su bolso o billetera porque por ahí está el “amigo de lo ajeno”. Choferes y usuarios sin cultura ciudadana, no respetan las paradas; el uso del cinturón de seguridad es una burla, siendo para los usuarios una actividad peligrosa.

La sola provisión de infraestructura vial no resuelve el problema; en realidad, puede contribuir a empeorarlo, dada la excesiva demora en su construcción, la demora en el flujo del servicio con intervalos de más de treinta minutos, rutas desatendidas y la presión que ejerce la demanda, más pronto que tarde es capaz de sobrepasar cualquier infraestructura disponible, es necesario implementar el Sistema Estratégico de Transporte Público, con  medidas urgentes para modernizar la flota, mejorar las rutas, acortar el tiempo de los viajes, mantener en buen estado la malla vial, ampliar la capacidad mediante el mejoramiento de la gestión y productividad de la infraestructura existente a través Fondo de Estabilización Tarifaria, la implementación del servicio de patios y talleres o zonas de estacionamiento de uso público, además de aplicar comparendos para cobros por congestión o contaminación, motivar o cofinanciar proyectos de Asociación Público Privada para el desarrollo de Sistemas de Servicio Público Urbano de Transporte de Pasajeros.

Es necesario modernizar el sistema permitiendo a través de medios digitales la centralización del recaudo del Sistema Estratégico de Transporte Público, con casilleros de recaudo en  centros comerciales, con cajeros en línea para recarga de tarjetas de usuarios del sistema,  paraderos o estaciones de integración con tableros digitales que brinden información relevante en tiempo real para la toma de decisiones de viaje a los usuarios del sistema de movilidad, priorizando los usuarios del Sistema Transporte Público, sobre la disponibilidad de cupos y recorridos de acuerdo a sus necesidades. También se requiere el diseño y construcción de estaciones de intercambio modal para el centro, articulando la red de transporte público que entra al centro con la red peatonal y la zona de tráfico calmado, diseñada de tal forma que el intercambio modal sea fácil, seguro y con demoras mínimas. Deben construirse estacionamientos para bicicletas, motos y automóviles.

Empresas como Transpubenza, Translibertad, Sotracauca Mettro, Transtambo, si aspiran a ser Concesionarios del nuevo sistema, deberán renunciar a conductas restrictivas de  libre competencia, ejercidas en consideración a su posición en el mercado, y asumir la voluntad inversionista en el nuevo sistema, pues de no hacerlo, estarían en alto riesgo de perder el mercado y liquidarse por inviabilidad en el cumplimiento de su objeto social, por lo que es necesario flexibilizar la constitución de una empresa operadora del sistema estratégico de transporte público en Popayán competitiva, eficiente, rentable y con sostenibilidad operativa.