Cuando las noticias son intencionadas

/ Noticias del Cauca
Por: Alfonso Luna Geller

Cuando las noticias son intencionadas

Una cosa que personalmente me fastidia mucho al tratar de enterarme de los sucesos de actualidad que me permitan orientar mis decisiones, es que una noticia que me interese resulte en su desarrollo manipulada con fines distintos a los de informar, pretendiendo, quien la escribe o la dé a conocer, causar un impacto sicológico en el lector para que si es ingenuo, dócil, esté mal parado, o desinformado, caiga en las intenciones de quien la elaboró.

Casi siempre, mi actitud espontánea consecuente es descartar la lectura del medio que la transmite porque la noticia no tiene autor identificado para prescindir del periodista, y tampoco es una columna de opinión como ésta, que sí permite la apreciación o concepto personal y cuya finalidad es persuadir al lector, hacerlo reflexionar e inclusive influir en su pensamiento. Pero el columnista firma sus artículos y es responsable único de lo que manifiesta.

Actúo así porque rechazo la creencia que tienen algunos periodistas según la cual con noticias intencionadas la gente se somete a cierto criterio implícito que le introducen y descarta una valoración crítica e independiente de los hechos.

Cuando eso ocurre en la noticia, me siento inducido, fustigado o empujado a pensar y actuar de acuerdo con lo que quiere el periodista y no de consuno con lo que me permite el análisis crítico de la situación. Se me hace tremenda grosería por parte de quien lo pretende.

Es el medio el que pierde en estos casos, porque el lector simplemente decide no dejarse manipular y acudir a otras fuentes de información que le permitan ilustrarse con libertad.

Tan largo preámbulo, porque esta mañana, sorprendido, leí algo en el diario El Nuevo Liberalque, además, confirma la crisis de credibilidad que viene afectando a los medios de comunicación en general, por las falencias propias en sus capacidades para informar y opinar, y sobre todo, frente a las tendencias informativas que proponen las nuevas tecnologías de la comunicación.

La supuesta noticia titulada Indeportes Cauca no sale de los escándalos jurídicos, es una opinión que quiso ser presentada como noticia, pero quien opina la noticia es el diario como entidad jurídica (Redacción El Nuevo Liberal), entonces, responsable de la pretendida manipulación.

La noticia es que la Procuraduría citó a audiencia a la gerente de Indeportes Cauca, Edith Milena Cabezas Hurtado, por presuntas irregularidades en la celebración de un contrato, y al final, la Procuraduría Segunda Delegada para la Contratación Estatal, confirmó la sanción impuesta por la Regional del Cauca, consistente en suspensión en el ejercicio de sus funciones públicas por el término de un mes, sin derecho a remuneración. La otra parte verídica es que la funcionaria presentó su carta de renuncia a su cargo el pasado viernes 19 de octubre.

Pero resulta que el medio citado ofrece una versión que no es precisa ni imparcial pues no respeta la información fáctica, y aún peor, la descontextualiza con la intención de producir efectos diferentes a la libertad de información que tienen los lectores.

Por ejemplo, me pregunto ¿la imagen publicada es un fiel reflejo de la noticia publicada? Pues, no. El sentido común muestra una imagen informativa que desvirtúa la realidad de la noticia: se engaña al público lector. El caso de Ana Bolena García Ricardo, exgerente de Indeportes Cauca, es un caso penal, fiscal y disciplinario que por la complejidad del mismo y los altos recursos perdidos en peculados no ha podido ser resuelto aún, y es totalmente diferente y extemporáneo a la noticia de hoy. Ninguna relación entre ellas existe para crear un malicioso contexto.

Inclusive, los hechos tuvieron ocurrencia cuando el que aparece en la foto, Temístocles Ortega, era el gobernador del Cauca. La realidad también está manipulada allí porque Edith Milena Cabezas, posando en la foto no era exgerente de Indeportes, como dice el pie de foto, ni tenía relación con los delitos endilgados a la primera como se pretende hacer ver en la información que confunde al lector.

El caso de Cabezas Hurtado fue una sanción disciplinaria, no penal, ni fiscal, de solo un mes de sanción, pero presentada entre el famoso escándalo de García Ricardo, se pretende magnificar malintencionadamente haciendo dudar sobre la existencia de una ética profesional honesta en el medio de comunicación referido. La descontextualización alcanza tonos groseros.

Si esa fotografía ilustrara la noticia, que no lo hace, me hago otra pregunta ¿cuál fue la intención al manipular a la dama que aparece entre Temístocles y Edith Milena? ¿Quién es? ¿Qué trata de ocultar o manipular el medio de comunicación? El Nuevo Liberal debe dar explicaciones, porque la reputación de un medio con tantos años de trayectoria está en juego, y su credibilidad lo es todo.

Todos nos equivocamos, es cierto, pero debemos estar atentos a que estas equivocaciones no se conviertan en algo habitual. Los medios pueden perder todo su valor informativo.

Edith Milena Cabezas Hurtado 

Por otra parte, si la noticia se hubiera querido contextualizar rigurosamente sería un imposible no haber tenido en cuenta que el año pasado, inclusive después de la detención de Ana Bolena y su escándalo de corrupción, Edith Milena Cabezas Hurtado, fue elegida por Coldeportescomo la mejor gerente de los entes deportivos regionales de Colombia, reconocimiento que se le hizo en el Hotel Tequendama, en Bogotá, “gracias al trabajo dedicado y transparente realizado, además de la importante gestión y articulación del Instituto de deportes del Cauca con los programas e iniciativas del ente nacional”, asunto que contrariamente a la notica analizada, fue una muestra de la credibilidad y confianza que ha venido recuperando Indeportes Cauca a nivel regional y nacional.

Es más, Clara Luz Roldán, directora de Coldeportes en esa época, hizo público un pronunciamiento: “En Indeportes se administra el recurso de forma impecable”, refiriéndose a la ingeniera Edith Milena Cabezas.

En resumidas cuentas, la noticia es muy diferente a la opinión, pues ésta es el grado de posesión de la verdad respecto de un conocimiento que se afirma como verdadero sin tener garantía de su validez, lo cual se contrapone a lo que debe ser la noticia: certeza como posesión plena de la verdad que se afirma sin sombra de duda acerca de su validez. Por eso, no se pueden confundir.

Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.