Darío Samboní, hoy, es propuesto por muchos Ministros de culto, entidades religiosas y organizaciones sociales, para ser candidato a la Cámara de Representantes.

Darío Samboni, nace en una familia con pobreza extrema, en el barrio La María Oriente de Popayán, a los 8 años le diagnosticaron una enfermedad incurable, como es la epilepsia y, como si esto fuera poco, a los 9 años fue atropellado por una volqueta en la panamericana, en el sector del tablazo, por ir afanado a un entreno de la escuela de futbol de Diego Edison Umaña. Sin embargo; ÉL Creador mostró su infinita misericordia con él y su familia, y de esta manera poder cumplir el propósito que tiene para con su vida.

Fue un milagro, ser salvado de la muerte y ser sanado completamente de la enfermedad que le aquejaba.

Darío desde su infancia no solo estuvo rodeado de pobreza, sino también de un sufrimiento a nivel personal por causa de la adicción de sus padres al alcoholismo y la drogadicción, flagelos que marcaron su vida y que hoy le permiten tener la suficiente empatía y sensibilidad con todos aquellos caucanos que sufren y batallan con tantas circunstancias  difíciles con sus vidas y familias.

Darío fue formado desde niño en el cristianismo, y también por las diferentes y difíciles circunstancias de vida, por su carrera profesional y la trayectoria de su liderazgo, lo cual le permite tener la claridad suficiente de la realidad social, cultural, económica, política y espiritual de nuestro departamento. Después de toda una vida de formación, Darío está seguro de poder generar en conjunto con entidades, organizaciones y líderes de todos los sectores de la región, las verdaderas soluciones que con urgencia requiere nuestra gente.

El empuje y tenacidad heredados de su madre y el carisma y la paciencia de su padre, hacen de Darío un hombre con un gran liderazgo. Tener el ejemplo vivo de superación personal de sus padres, al poder salir de los flagelos que los dominaban, le llevó a creer que todo es posible en esta tierra, donde hoy muchos sienten que ya no hay esperanza, sin lugar a dudas; ¡si la hay!.

Darío ha pasado por muchas facetas, fue deportista, músico, escobita de Popayán, constructor, carpintero, pastor, conferencista, psicólogo y emprendedor. Escribió un libro en el año 2010 denominado “La verdadera mentalidad de Reino” donde destaca el verdadero servicio que debe tener la iglesia cristiana a la sociedad y donde confronta tajantemente, la negligencia e indiferencia del Estado y de muchos personas hacia los pobres, los marginados y menos favorecidos, a aquellos que la sociedad discrimina y desestima.

Darío Samboni Mosquera tiene claro desde su conocimiento, formación y experiencia, que el progreso de nuestro departamento, se logra con trabajo en equipo y en unidad, con gente nueva, sin los vicios de la tradicional clase política del Cauca, con la fuerza de los jóvenes, con la sabiduría de los adultos, con la motivación de los niños y con el amor y cuidado de las mujeres, pero sobre todo con la bendición de Dios.

Darío confía en Dios, para que ÉL toque el corazón de los más de 100.000 cristianos que hay en el Cauca, para que le den el voto de confianza y así poder llegar a la cámara de representantes a trabajar con mucho esfuerzo por un departamento tan olvidado y abandonado, el cual; será testigo de las respuestas de Dios a tantos años de oraciones y súplicas por un Cauca nuevo, con oportunidades para todos.