No es la primera vez que el defensor del pueblo, Carlos Camargo, se ve envuelto en situaciones parecidas, más por su comportamiento que por su gestión, aunque esta última también ha sido criticada durante el paro nacional.

Primero, sus explicaciones no convencieron sobre la posibilidad de que se hubiera ido para Anapoima en uno de los días más violentos del paro. Luego dejó a unos indígenas con la palabra en la boca cuando le formulaban denuncias sobre hechos sucedidos en Cali. Por último, también le respondió a la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, que no tenía por qué verificar denuncias sobre desapariciones y abusos durante el paro.

Al defensor del pueblo de le fue la paloma en rendición de cuentas
El nuevo episodio ocurrió este viernes, cuando hablaba sobre la labor de ese organismo en la tragedia de San Andrés y Providencia tras el paso del huracán Iota, el año pasado, cuando pareció perder el hilo de lo que decía:

“La defensoría estuvo ahí, en compañía de la campaña…”, decía, pero interrumpió su frase. “No, salió mal”, dice, sonriendo, como pidiendo un corte y una nueva toma sobre lo que decía.

“Estamos en vivo”, le susurran. Su sonrisa se borra y toma una actitud obstinada: “No, pero pues…”, es lo único que atina a decir.

La presentadora intenta rescatar el momento y recapitular para hacer que nada pasó: “Defensor, estamos en vivo y en directo. Por favor si podemos continuar con la rendición”, dice, pero él se mantiene en pose de ofuscación y se niega a seguir: “No, no”.

La transmisión de la rendición de cuentas debió reiniciarse después del bochorno, pues en la página de Facebook, donde también estaba siendo emitida, el video reinicia en un punto aleatorio, sin presentación alguna. De hecho desde ese momento se ve que Camargo se mantiene en actitud malhumorada.

Este fue el vergonzoso momento: