Degradación urbana de la plaza de Caldas

Las edificaciones más significativas de nuestra institucionalidad local, con sus fachadas coloniales y republicanas, circundan el Parque de Caldas, un espacio ajardinado como reserva botánica en honor al sabio Caldas

Degradación urbana de la plaza de Caldas

En la plaza Caldas se invirtieron en el 2010, más de 2.300 millones de pesos, financiados por FONADE y 550 millones del municipio, destinados a la ampliación, ornato, restauración y embellecimiento.

Es de los sitios emblemáticos de la ciudad, erguido en el año 1537, y hoy degradado a la condición primigenia de plaza de mercado, por la carencia de un centro de exposiciones dispuesto para el lanzamiento de políticas públicas en fomento del emprendimiento de artesanos y pequeños empresarios.

Desde 1910, se erigió como el parque central y se instaló el monumento del Sabio Francisco José de Caldas, sembrando araucarias, palmas, bromelias, robles, corcho, caleyas, el mayo o siete cueros, que hoy oxigenan y colman de sombra y frescura al sector histórico.

Por la carencia de un centro de exposiciones, esta hermosa plaza se contamina con ruido, basuras y olores fétidos, perdiendo su verdadera esencia de patrimonio histórico e institucional. Es habitual la instalación de estructuras carpadas para pistas de patinaje sobre hielo, comedores del Festival Gastronómico, ferias artesanales y promoción de campañas gubernamentales.

Nuestro parque es un recodo de fomentos mercantiles, con rezagos caóticos de movilidad, infestado por desechos mal olientes, sin baterías sanitarias, desagües ni agua potable, para atender las necesidades fisiológicas de los expositores y su clientela. Las calles adyacentes están ocupadas por vendedores de frituras, confiterías, menjunjes, mixturas, brebajes, licores y bebidas. Desplazando a emboladores, vendedores de lotería y hasta los surtidores de minutos de telefonía celular, todos ellos en el rebusque por causa del desempleo y la falta de industria en la región.

En Popayán necesitamos una PLAZA DE EXPOSICIONES, como escenario propicio para adelantar importantes eventos, un lugar ideal, sería LA PLAZA DE TOROS, FRANCISCO VILLAMIL LONDOÑO, por su bella arquitectura, su área de influencia y su disposición predial; hoy en estado de abandono, sometida al saqueo y al detrimento patrimonial, que puede terminar peor que el centro comercial Anarkos, sin duda, un refugió de maleantes y atracadores que atentan contra la seguridad ciudadana del sector.

LA PLAZA DE TOROS, cuenta con una bella y bien diseñada infraestructura urbana, dos importantes avenidas como vías de acceso, a cinco minutos del centro histórico, a ocho minutos del aeropuerto Guillermo Valencia y del terminal de transporte y a menos de 10 minutos de las zonas hoteleras, entidades bancarias, puestos de Información turística, a dos minutos de la zona de urgencias hospitalaria y central de Policía, rodeada de restaurantes y muy cerca de las oficinas gubernamentales. Lugar apropiado para convertirse en una plataforma de negocios que permita articular eventos académicos, exposiciones culturales, sociales y empresariales, por disponer de un área de casi 11.000 metros cuadrados, con pabellones, zona para bares y restaurantes, salones de conferencias, parqueadero, bodegas y zona franca transitoria para negocios conexos.