Gracias  a un canino antiexplosivo, el Ejército desactivó un peligroso elemento detonante ubicado en un camino de la zona rural de Huasanó, zona rural de Caloto, Cauca.

Como explicaron los soldados que laboran en esta zona del norte del departamento, disidentes de la Dagoberto Ramos de las Farc ubicaron este explosivo para evitar el avance de la fuerza pública en la zona.

"El perro detectó la existencia de este elemento detonante entre la maraña, alertando a los soldados. Por eso, y recurriendo a una 'contracarga', los uniformados lograron contrarrestar este elemento y permitir los patrullajes en esta zona rural de Caloto", explicó el jefe del comando específico del Cauca, brigadier general Jhon Jairo Rojas.