Desafíos para las universidades en la revolución digital

/ general
Por: James Arles Ruiz Medina

Desafíos para las universidades en la revolución digital


Ante los sistemas de educación actuales se plantea un serio desafío: enseñar aquellas habilidades profesionales que permitan lograr un puesto de trabajo digno en el mercado laboral moderno. En la práctica, se puede ver que las principales universidades estatales trabajan bajo condiciones de fuerte competencia y, por tanto, intentan adelantarse al momento. De esta manera, las universidades de orientación humanística están estableciendo una red de relaciones con universidades técnicas, lo que permite formar una generación de «humanistas» con toque técnico y de “técnicos” con conocimientos de Ciencias Humanas, un hecho que antes era incluso difícil de imaginar. Al mismo tiempo, la educación se traslada parcialmente al entorno interactivo: un desarrollo rápido de cursos abiertos online y de plataformas educativas en la nube están atrayendo las universidades al espacio digital. Lo más probable es que, en un futuro cercano, nos encontremos con la “duplicación” de universidades, es decir, con la presencia simultánea de una universidad clásica “tangible” y su “doble digital” en Internet. Ambas podrán trabajar en cooperación, pero ofreciendo programas de enseñanza propios.

Indudablemente, para no llegar tarde a la digitalización, se necesita un conjunto de nuevas competencias y habilidades. Para todo trabajador, se está haciendo imprescindible tener determinados conocimientos y experiencias requeridos tanto en un ingeniero como en un economista. Esto es importante no solamente para entender el significado del proceso de producción y su método de simplificación gracias a las tecnologías, sino también para estar en posición de controlar dicho proceso y de saber cómo evaluar los resultados de la digitalización.

Una de las tendencias clave consiste en el traspaso de una gran parte del proceso educativo a Internet, lo que eliminará la frontera entre la educación regulada y la no regulada. En Rusia, cada año se matriculan centenares de miles de alumnos en cursos online de pago, y este indicador sigue en aumento. Por otro lado, las grandes universidades corporativas, que también están orientadas a un público objetivo externo, parten de los intereses de una determinada compañía y ya se están convirtiendo en actores importantes del proceso. Cada vez más, el sistema de enseñanza regulada tendrá que competir con estos nuevos actores, lo que significará la indispensable cooperación entre el sistema educativo y el mundo de los negocios, así como la necesidad de desarrollar formas de enseñanza modulares y en red.

Cada universidad moderna tiende a reflejar los intereses de aquella determinada rama de la actividad para la cual prepara especialistas. Y mientras esta rama expresa una clara tendencia hacia la digitalización, la metodología de la enseñanza no puede dejar de verse afectada. Actualmente, una serie de universidades forman grupos de trabajo para fomentar la alfabetización digital entre los estudiantes y el cuerpo docente. Algunas universidades van más allá y están desarrollando programas de maestría para futuros CDO (chief digital officers o jefes del departamento digital, según su traducción al español) y participan en la elaboración de cursos y manuales en línea.

Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.