Descubre todas las propiedades del queso de cabra

/ general
Por: PeriodicoVirtual

Descubre todas las propiedades del queso de cabra

Tiene un sabor y un olor muy característicos. Suele ser más fácil de digerir, ya que la leche de cabra contiene menos lactosa y caseína, y es rico en vitamina A

Hay muchísimas variedades de quesos, casi tantas como paladares y gustos existen. De hecho, muchos de ellos son bastante dispares, tanto a nivel nutricional como de sabor. Dentro de todas las variedades de quesos existentes, hay una concreta que suele llamar bastante la atención por su peculiar sabor y que todavía despierta muchas dudas: hablamos del queso de cabra.

¿Es saludable el queso de cabra? ¿Qué beneficios nos aporta y en qué casos podría estar contraindicado? Vamos a tratar de resolver todas estas dudas en este artículo para que sepamos si podemos incluirlo o no en nuestra alimentación o si hay algunos casos en los que deberíamos moderar su consumo.

Propiedades organolépticas del queso de cabra

El queso de cabra es un tipo de queso con sabor intenso y olor característico, normalmente su textura es una pasta compacta y cremosa, algo mantecosa en el paladar. El color suele ser uniforme y brillante, como el de la leche de cabra, de donde se obtiene este lácteo. El tamaño de la pieza resultante tiende a ser más pequeño que en quesos elaborados a partir de leche de oveja o de vaca.

Se puede consumir en bloque si lo sacamos directamente del refrigerador y se trata de una variedad madurada, o utilizarlo como untable en algunos casos, si es una variedad fresca y lo sacamos de la nevera un rato antes de consumirla.

Revisa siempre la etiqueta nutricional para conocer la composición del queso de cabra que consumes

También se puede aderezar con especias (pimienta, pimentón, orégano…) o incluso sumergirlo en aceite de oliva para darle una nota un poco picante y aumentar su durabilidad.

¿Es saludable el queso de cabra?

Los valores nutricionales de los quesos son muy variados entre sí, precisamente por la riqueza en variedades de este tipo de alimento. En el caso del queso de cabra curado y atendiendo a la información aportada por la Base de Datos Española de Composición de Alimentos por cada 100 gramos de producto, suele ser bastante calórico, pero también rico en vitaminas, proteínas y minerales.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Como valores medios, el queso de cabra aporta algo más de 400 calorías. Es un tipo de queso rico en proteínas (roza los 30 gramos), imprescindibles para la formación y reparación de tejidos, músculos y huesos.

También encontramos en él un alto contenido de vitamina A (más de 400 ug). Esta es un tipo de vitamina liposoluble que ayuda, entre otros, a la salud ocular, al refuerzo del sistema inmunitario y al buen funcionamiento de los órganos vitales más importantes, como corazón, riñones o pulmones.

En el lado de los minerales, el más presente es el fósforo (800 ug). El fósforo se suele relacionar con la memoria, la concentración y otras funciones cognitivas, sin embargo, sus aplicaciones van mucho más allá. Poca gente sabe que, además, contribuye a la formación de dientes y huesos y que también es un potente regulador del uso de las grasas y los carbohidratos en el organismo. Otra de sus funciones es la de producir proteína para el correcto mantenimiento de las células.

El queso de cabra, por lo general, es un buen aliado para personas con digestiones pesadas. La leche de cabra tiene un contenido menor de lactosa y caseína respecto a la leche de vaca, por lo que puede ser una buena alternativa en ciertos casos. Sin embargo, siempre recomendamos consultar con un doctor ante cualquier tipo de intolerancia o problema de salud que suponga la necesidad de llevar una restricción en la dieta para evitar que pueda producirse cualquier tipo de percance.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Pero si miramos la composición habitual del queso de cabra no todo son buenas noticias. También encontramos, por lo general, un alto contenido en grasas. Con un valor medio de 40 gramos de grasa, 25 gramos corresponderían a grasas saturadas, es decir, aquellos no saludables que contribuyen a la subida del colesterol y triglicéridos y cuyo consumo excesivo puede representar un problema para el corazón. Los otros 15 gramos restantes son de tipo insaturado, o comúnmente conocidas como grasas buenas, que precisamente tratan de contrarrestar los efectos anteriormente mencionados protegiendo la salud del corazón.

Si tenemos problemas con la presión arterial, debemos vigilar también el aporte de sodio por parte del queso de cabra. Según valores de la Base de Datos Española de Composición de Alimentos, 100 gramos de queso de cabra podrían contener hasta 800 mg de sodio.

La composición puede variar en función de la marca que compremos e incluso el proceso seguido para su elaboración, por ello, recomendamos mirar siempre la etiqueta nutricional para determinar las diferencias entre los distintos tipos de queso de cabra que nos podemos encontrar en el supermercado.

Desde la Fundación Española del Corazón

En 2015, la Fundación Española del Corazón reconoció el valor saludable del queso de cabra Lodyn gracias a su mayor contenido en grasas poliinsaturadas y fuente natural de ácidos grasos omega 3.

Para la elaboración de estos quesos se utiliza únicamente leche de cabra de animal con perfil graso bajo modificado a través del control de su alimentación. Además, no se le añaden ningún tipo de grasas, aceites ni aditivos.

Este tipo de queso se puede consumir como acompañamiento de alguna comida, como entrante (combina muy bien con un vino tinto) o incluso en el desayuno, con unas tostadas, gracias a su fácil digestión y su riqueza en proteínas y probióticos.

Fuente: alimente.elconfidencial.com    

Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.