El panorama es bastante complejo  frente al desempleo de nuestros jóvenes y la empleabilidad, muchos de ellos contratados en la informalidad o por el sistema precario de prestación de servicios, sin primas, vacaciones cesantía y sin estabilidad laboral, mecanismo de contratación irregular, patrocinado aún por el mismo Estado.

Por la pandemia, se perdieron muchos puestos y recuperarlos será muy difícil porque algunos sectores no se han reactivado;  con impactos nefastos que les impide conseguir recursos para  pagar sus estudios superiores y para llevar ingresos a sus  hogares. Muchos de nuestros jóvenes,  están en sus casas paternas  bajo el amparo  de sus progenitores, pues  trabajaban  en el sector de bares, restaurantes, recreación y cultura.

En Popayán,  los niveles de desempleo en la población joven  representa un problema de carácter social,  pues  comporta diversas consecuencias que van desde el componente económico hasta  afectaciones graves,  de impacto psicológico y social como  la violencia intrafamiliar, consumos de alcohol y drogas, dificultades en las  relaciones sociales, entre otros.

Nuestros jóvenes  están aislados, solitarios,  con dificultades para  desempeñarse en actividades  ciudadanas, por el confinamiento selectivo y el cierre de la actividad social y recreativa. No logran encontrar actividades lúdicas para armoniza sus deseos, sueños, anhelos, habilidades, ideales, sentimiento y valores morales. No encuentran como hacer frente a las demanda de la vida diaria; sufren impactos negativos hasta para descifrar su propia personalidad ante la falta de relacionamiento con otras personas,  no se les permite afrontar las diferentes variables  que demanda la vida. Tal situación les provoca frustraciones, resentimientos, ausencias, discriminaciones, desarraigo;  componentes determinantes para que  en este encierro y parálisis de la vida social, causen en su salud mental   diferentes psicopatologías con cuadros clínicos de ansiedad y depresión, tales como: insomnios, inapetencia, conductas disóciales y auto lesivas, miedos,  tristezas e iras. Tendencias marcadas en las emociones de los jóvenes payaneses.

Urge rediseñar nuestro modelo educativo para desarrollar proyectos de emprendimiento, ante la imposibilidad de sistema de poder bríndales  oportunidades laborales.  En Popayán Las  actividades económicas que  ofertaban el mayor número de ocupados jóvenes  era el  comercio, los  hoteles y restaurantes (30,2%), seguida por servicios comunales, sociales y personales (16,5%) y agricultura, ganadería, silvicultura y pesca (16,3%).

Para solventar la crisis, le corresponde al Alcalde Juan Carlos López Castrillón, jalonar recursos provenientes  del  plan de políticas estratégicas, CONPES 4023,  aprobado el 11 de febrero de la presenta anualidad,  por el Consejo Nacional de Política Económica y Social (CONPES), para financiar  inversiones por más de $135 billones, que será ejecutado en alianza con el sector privado. Con su ejecución se busca generar dos millones de empleos, afianzar el apoyo a los hogares y las empresas, rescatar el crecimiento de la economía de manera sostenible e incluyente, y garantizar la vacunación de 35 millones de colombianos. Los recursos tendrán como prioridad la financiación de proyectos en los sectores de vivienda, infraestructura vial y de servicios públicos, salud, educación, actividades artísticas, desarrollo agropecuario, desarrollo digital, también se destinarán a la entrega de transferencias monetarias a los hogares más pobres y vulnerables.