Diálogos entre Gobierno e indígenas, estancados tras 20 días de minga

/ Noticias del Cauca
Por: Periodicovirtual.com

Diálogos entre Gobierno e indígenas, estancados tras 20 días de minga


Bloqueos de vías, el principal punto para que no se avance. Supuesta infiltración de grupos armados.

La utilización con fines electorales y la infiltración de grupos armados ilegales contaminaron en las últimas semanas lo que pudo haber sido una sana protesta de los indígenas y tienen las negociaciones entre el Gobierno y esas comunidades en un punto muerto, del que no se ve una manera sencilla de salir.

Aunque el Gobierno Nacional, en cabeza de la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, y el comisionado de Paz, Miguel Ceballos, lleva casi dos semanas en el Cauca dialogando con la comunidad nasa y explicándole en qué consisten las ayudas para los indígenas en el Plan Nacional de Desarrollo, las negociaciones entre las dos partes no han avanzado.

El mayor obstáculo para que no se hayan comenzado a lograr acuerdos ha sido el bloqueo que estas etnias mantienen sobre la vía Panamericana, una de las principales arterias viales del suroccidente colombiano, que ya está ocasionando desabastecimiento de alimentos y medicinas en departamentos como Nariño, Cauca y Valle, especialmente.

insiste en que no se sentará a negociar con estas comunidades mientras mantengan las vías bloqueadas, y los indígenas dicen que no destaparán las carreteras hasta que Duque no vaya a negociar con ellos. Para muchos, una verdadera sin salida.

Al margen de esto están quedando las peticiones de fondo que realizan estas comunidades, las cuales son especialmente el acceso a más tierras y el otorgamiento de mayores recursos para aliviar sus necesidades, entre otras.

Algunos puntos del pliego indígena, como intervenir en el manejo de las relaciones con Venezuela, la reiniciación de los diálogos con el Eln y acabar con el Esmad, la fuerza antidisturbios de la Policía, también se han convertido en obstáculos para avanzar en la negociación.

A estas peticiones, sectores del Gobierno Nacional han contestado que se trata de temas que no tienen nada que ver con los problemas que viven los indígenas y, por lo tanto, no están en la agenda de negociación entre las dos partes.

La minga indígena
Las mingas indígenas, como la que se realiza actualmente en el Cauca, son de dos clases. Las primeras son las conmemorativas, las cuales se llevan a cabo cada 12 de octubre y en las que los indígenas recuerdan el día de la conquista por los españoles, la que según ellos, los despojó de sus tierras ancestrales y de su cultura.

Y las segundas son las reivindicativas, que buscan reclamar por los supuestos incumplimientos de los gobiernos a los acuerdos con ellos, y adicionalmente hacer otras peticiones. La actual es una minga de estas características.

En esta clase de protestas, por lo general, estas comunidades reivindican su derecho a que se amplíen los resguardos, a que se les den más tierras de uso colectivo y a tener sistemas especiales de educación, salud y justicia.

Estos reclamos se derivan de la Constitución de 1991, en la cual, por primera vez, las comunidades indígenas fueron sujetos de derechos y se crearon espacios para ellos como una jurisdicción especial, además de la posibilidad de tener una guardia propia y algo llamado por ellos ‘la línea negra’, que es un área en donde se les permite su propio y absoluto dominio.

Cómo negociar
José Noé Ríos, un hombre trajinado en varios diálogos con grupos ilegales y que también ha participado en conversaciones con las comunidades indígenas, afirmó que hay dos cosas que enseñan esta clase de negociaciones.

La primera, para Ríos, es que “lo peor que puede suceder en una negociación de estas es que se llegue a un punto muerto, porque la reactivación de las conversaciones puede ser muy costosa”.

“Y la segunda –sostiene– es que ‘el diablo se mete en las cosas demoradas’, es decir que mientras más se demoren en llegar a acuerdos en este tipo de conversaciones, más organizaciones sociales e indígenas van a ir apareciendo para apoyarlos”, afirmó el experto.

Este punto se comenzó a ver precisamente el viernes pasado, cuando comunidades indígenas de Huila y Tolima también realizaron manifestaciones en apoyo a la minga en el Cauca, la cual ya suma más de tres semanas.

Politización
Pero ¿qué elementos ayudaron a que se llegara a este punto muerto en las negociaciones entre el Gobierno y los indígenas del Cauca? Uno de los principales, sin duda, ha sido la politización que ha sufrido la protesta, la cual se está llevando a cabo en pleno año en el que serán elegidos alcaldes, gobernadores, concejales y diputados en todos los departamentos del país.

Varios grupos políticos, en especial de la oposición al Gobierno Nacional, han tomado parte en la protesta de los indígenas, en varios casos con la excusa de solidarizarse con ellos o con los habitantes de los departamentos afectados.

Según varios sectores políticos, este fue el caso del excandidato presidencial Gustavo Petro, cuya presencia en tierras caucanas, en los lugares donde protestan los indígenas, fue interpretada por algunos partidos como un aprovechamiento político con fines electorales.

“No solo dice tantas mentiras, a tal punto que se las cree, sino que también aprovecha la protesta que el Gobierno atiende de frente y con diálogo, para incendiar el país y buscar réditos politiqueros”, afirmó en su momento la senadora por el Centro Democrático Ruby Chagüí.

Otro ejemplo de esto fue lo sucedido con el grupo de congresistas de Nariño, Cauca y Valle que buscaba conversar con el presidente Duque, el miércoles, pero al que se unieron legisladores de la oposición radical, de otras regiones, que exigía a gritos en la puerta de Palacio que Duque los recibiera de inmediato.

Duque les hizo saber que recibiría comisiones de los departamentos afectados, pero congresistas de la oposición más rancia se empeñaron en que el Presidente debía recibirlos a todos, lo que echó por la borda la intención de la bancada del suroccidente.

El otro elemento que ha ayudado a que las negociaciones estén bloqueadas es la infiltración de grupos armados ilegales en la minga de los indígenas, que ya ha costado algunas vidas y muchos daños.

“Nos preocupa que en esa región haya grupos armados al margen de la ley que pretendan sacarle provecho a esa tensión y, además, representen una amenaza a la población”, afirmó Duque el jueves pasado en la mañana.

Entre tanto, el Consejo Indígena Regional del Cauca (Cric), el cual lidera la protesta en ese departamento, sigue firme en su posición. “La minga continúa creciendo. Muchas comunidades se desplazan desde los diferentes territorios hasta donde se encuentra concentrada la minga social del suroccidente. Alzando las voces de exigencia con los bastones en mano le han dicho al presidente de la república Iván Duque que esperan respuestas concretas frente a los puntos de la minga”, reza un comunicado emitido por esa organización.

Con este panorama, la distancia entre Gobierno e indígenas parece crecer con el paso de los días, y el impacto económico y social de esta prolongada protesta es algo que el país ya comenzó a sentir, pero que se puede agravar. En este sentido, sectores cercanos al Gobierno creen que si Duque cede, podrían venir otros sectores con iguales pretensiones por las vías de hecho

Parálisis en Nariño
El senador nariñense Berner Zambrano, uno de los tres de su departamento que estuvo en la reunión con el presidente Iván Duque el miércoles pasado, afirmó que las pérdidas en su departamento ya se sienten. Según señaló, sectores como la producción de leche, el cultivo de papa y la construcción están paralizados. “El Presidente dijo que el fin de semana enviaría a varios ministros a hacer un balance para tomar medidas”, dijo Zambrano.

JUAN FRANCISCO VALBUENA
POLÍTICA

Nota tomada de: https://www.eltiempo.com

Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.