El exabogado de Álvaro Uribe Vélez, Diego Cadena, se encuentra acusado por intentar sobornar a testigos para que hablaran en favor del expresidente Álvaro Uribe Vélez y en contra del senador Iván Cepeda.

De acuerdo con la Fiscalía General de la Nación, los familiares del exparamilitar Carlos Enrique Vélez, alias Víctor, quien se encuentra sentenciado a 20 años de cárcel, afirmaron, bajo juramento, que habían recibido más de $40 millones por parte de Diego Cadena. Frente a esto, el abogado reaccionó diciendo por medio de su defensa que “esas personas mienten y que tienen cómo probarlo”.

El periódico El Espectador obtuvo las declaraciones juradas que rindieron los familiares del exparamilitar en la Fiscalía, las cuales demuestran que ellos habrían sido contactados tanto por Cadena como por Juan José Salazar.

Ricardo Diosa, primo del alias Víctor, en una declaración jurada que dio ante la Fiscalía dijo: “Yo recibí $10 millones, pero, en sí, ellos nunca cumplieron con la cantidad prometida, que eran $200 millones”. Esta declaración, junto a los de tres familiares más del exparamilitar, forman parte de las pruebas con las que la Fiscalía llamó a juicio a Cadena y Salazar.

Además de esta declaración, dichos familiares también le informaron al ente investigador que Salazar y Cadena los llamaban directamente para entregarles dinero o dándoles las indicaciones de dónde recogerlo, cuando este era enviado en efectivo.

Según el escrito de acusación con el que la Fiscalía llamó a juicio a los abogados, “Carlos Enrique Vélez debía cambiar su versión en favor del expresidente Álvaro Uribe Vélez en las investigaciones que se adelantaban en contra del aforado por la masacre de El Aro y también debía manifestar ante la Corte Suprema de Justicia que el senador Cepeda le había ofrecido mejorar sus condiciones carcelarias, siempre y cuando declarara en contra del expresidente”.

A cambio de que Enrique Vélez diera esta declaración, los dos abogados y socios, Cadena y Salazar, le habrían consignado un total de $48 millones tanto al exparamilitar como a sus personas más llegadas. Estas cifras se acercan a la suma que compartió Ricardo Diosa a la Fiscalía.

El excomandante paramilitar del bloque Cacique Pipintá, se contactó con su primo, Diosa, para decirle que recibiera un dinero de unos abogados que iban de parte de Álvaro Uribe Vélez. La tarjeta de presentación que le entregó tenía el nombre del abogado Diego Cadena.

“Por parte de los abogados se entregó un total de $40 millones, suma dada en cantidades pequeñas poco a poco, en consignaciones, giros, recargas. Diego Cadena inició realizándole unas recargas de $50.000 a un celular que tenía Carlos Enrique Vélez”, declaró Ricardo Diosa.

Aunque en marzo 2019 Cadena se encontraba en Miami, Estados Unidos, y Juan José Salazar en Bogotá, una tercera persona, quien no se identificó, le entregó a Ricardo Diosa $10 millones en una zona cercana a la plazoleta Jairo Varela, en el centro de Cali, según declaraciones de Diosa.

Por otro lado, el hijo de Vélez, Carlos Fernando Vélez Mejía, llegó a recibir dinero por parte de una persona de confianza y del entonces abogado de su padre, Samuel Sánchez Cañón, según declaración que dio Vélez Mejía ante la Fiscalía.

“El señor Samuel (Sánchez Cañón) me iba a consignar $5 millones y no tenía una cuenta en ningún banco para que me consignaran, entonces le pedí el favor a un amigo”, le informó Carlos Vélez Mejía al ente investigador. Además, agregó que en ningún momento tuvo conocimiento de las razones de las consignaciones ya que solo le estaba haciendo un favor a su papá. “Samuel (Sánchez) se comunicó nuevamente para decirme que me iba a realizar una nueva consignación, otra vez, por $5 millones”, añadió.

Sánchez Cañón habría buscado a Carlos Fernando Vélez Mejía por segunda vez para la misma encomienda, pero para este caso, según Vélez Mejía, le comentó que necesitaba hacerle la consignación a su cuenta personal y utilizaron una cuenta inactiva de nómina que tenía en Bancolombia.

Según el hijo de Vélez, esa segunda entrega de dinero se habría utilizado para gastos del hogar y compras en cosas que necesitaba su papá en la cárcel. Esta declaración fue corroborada por parte de su tía, la hermana del exparamilitar, María Helena Vélez, quien también dijo en una declaración, la cual fue revelada en julio de 2020 por El Espectador, que esa plata fue usada para gastos de la casa y para cosas de su hermano. “Yo le compraba a Carlos (Enrique Vélez) las cositas de aseo, le ponía plata; lo que él necesitara. Y también me daba a mí pa’ que comprara por ahí comida”.

María Helena Vélez también le informó a la Fiscalía que en diferentes ocasiones Juan José Salazar se comunicó con ella y le informó cuánto dinero iba a consignar. “Vamos a hacer unas vueltas judiciales para Carlos, ayudarlo en lo judicial. Pero le vamos a colaborar también para que le compre algunas cositas que él necesita”, le dijo Salazar, quien le enviaba dinero que su hermano necesitaba. Y, con cierta frecuencia, al parecer, le consignaba de a “$2 millones, $1 millón, $500 (mil), otra vez otro millón, un millón quinientos (mil). Yo iba y reclamaba”, añadió la hermana de Vélez.

En otra declaración, el conductor del abogado Cadena, Rodolfo Echverry, le comentó a la Fiscalía que María Helena Vélez lo había llamado para pedirle dinero ya que, según Echeverry, ella lo necesitaba para un nieto que estaba enfermo en el hospital. La hermana de Vélez negó dicha declaración: “Nunca, yo no tengo nietos chiquitos ni enfermos. Mis nietos están muy grandes”.

Por último, uno de los testigos fue el sobrino de Enrique Vélez, José Fernando Ocampo, quien aseguró que había recibido plata que le habían enviado Cadena y Salazar. “A mí me llamaron dos veces. Una vez fue en el parque de Bolívar (también en Cali), un señor de un carro blanco me pasó $2 millones”, declaró Ocampo ante la Fiscalía.

Y, en una segunda ocasión, fue su tío quien lo llamó a informarle que pasara a la cárcel a verlo y que debía recoger algo. “En la entrada hacia el penal, el mismo señor (que le había entregado el dinero antes) iba a visitar a mi tío. Ahí me pasó $16 millones dentro del carro de él. Me dijo que ya había hablado con Carlos, que eso era un detalle para él. Recibí el dinero y me fui para la casa”, añadió el sobrino.

Según información obtenida por el medio bogotano, el cual habló con la defensa de Cadena, este insistió en que el dinero que dieron los abogados fueron donaciones y ayudas humanitarias, no intentos de sobornos. Además, según Iván Cancino, defensa de Cadena, tienen cómo demostrar que uno de los familiares de Carlos Enrique Vélez no se encontraba en la ciudad en el momento de recibir, supuestamente, dicho dinero. Esto lo aseguran ya que, con autorización de un juez, lograron rastrear la ubicación de su celular en esas fechas.

Cancino agregó que tienen debidamente documentados los giros que realizó Cadena a Vélez y sus familiares por $9 millones, que es lo que ellos reconocen hasta ahora. Sin embargo, dijo que esa cantidad de dinero fueron entregados dentro de las facultades que tiene un abogado defensor.