Es que dos delincuentes, disfrazados de policías, cometieron un millonario robo, en la tarde de este miércoles, en una joyería llamada La Guaca, situada en el interior de dicho Centro Comercial.

Durante varios segundos estuvieron viendo las vitrinas, como precisando qué era lo que podían llevarse más fácilmente.

Entonces se acercaron hasta la puerta de vidrio del local que permite la entrada al mismo. Ahí había dos trabajadores conversando y cuando uno intentó abrir la puerta, sin darse cuenta dio pie para que los facinerosos ejecutaron el millonario robo.

Según testigos, los hombres llegaron armados amedrentando a los trabajadores,  llevándose  varios elementos de valor.

Los delincuentes huyeron del lugar en dos motocicletas. Las autoridades llegaron al lugar en el sitio mientras que otros uniformados realizaron un plan candado, dando con el paradero de los sujetos.

"Cuando los policías tuvieron certeza de la casa a donde habían entrado los delincuentes, entonces ingresaron y encontraron todas las joyas robadas. No fue necesaria una investigación de Sherlock Holmes ni de John Édgar Hoover para rescatar el botín, pero seguramente sí se necesitaría la pericia de los miembros de la Sijín para identificar a los responsables de este hecho criminal, peculiar y bien planificado, que causó conmoción en la ciudad", informó el portal elheraldo.com.