Mediante labores conjuntas, integrantes del Ejército Nacional y la Armada llegaron hasta la vereda Boca de El Patía, zona rural del municipio de Timbiquí, Cauca.

En este lugar  ubicaron una sastrería ilegal que confeccionaba el material de intendencia con insumos de uso privativo de la Fuerza Pública. Esta fábrica clandestina estaría al servicio de la disidencia Rafael Aguilera de las Farc

En la misma vivienda se halló un área preparada con explosivos, la cual contaba con 50 kilogramos de pentolita, y su finalidad era afectar al personal militar que se encontraba desarrollando operaciones sobre este sector.

Los explosivos incautados fueron destruidos de manera controlada por personal militar experto en el tema.

En esta acción también fueron incautadas diez máquinas de coser, una cortadora de tela, 750 metros de tela camuflada, tela para hamaca, velcro, botas de combate, sudaderas y buzos pixelados verdes.

Todo este material estaría avaluado en más de 38 millones de pesos. Además, se incautó un computador portátil, un equipo de mesa y cinco impresoras y material de guerra como proveedores y munición de diferentes calibres.

En el lugar de los hechos, las tropas encontraron un depósito con aproximadamente una tonelada de víveres. De igual forma, hallaron cartillas, propaganda alusiva a esta estructura y documentación de importancia para la inteligencia militar.

El material incautado fue puesto a disposición de las autoridades competentes.