El asesinato del ex líder nipón Abe en un acto electoral aterroriza a Japón

Abe fallece en el hospital tras recibir dos disparos en la ciudad de Nara; el atacante ha sido detenido por los integrantes de la seguridad.

El asesinato del ex líder nipón Abe en un acto electoral aterroriza a Japón

Abe, de 67 años y quien gobernó de 2012 hasta 2020 convirtiéndose en el mandatario más duradero del Japón democrático, fue alcanzado por los disparos de un arma de fabricación casera ejecutados a bocajarro por un ex integrantes de las tropas niponas.

El ataque sucedií mientras celebraba un mitin en la ciudad de Nara, al oeste de Japón.

El influyente político japonés falleció después en un hospital de esa localidad,  luego de ser trasladado al centro en helicóptero desde el lugar de los hechos y sin que los médicos pudieran salvar su vida por las graves lesiones que sufrió en el corazón y varias arterias.

El detenido por el atentado, Tetsuya Yamagami, es un hombre desempleado de 41 años y ex miembro de las Fuerzas Marítimas de Autodefensa (Ejército nipón), quien se encontraba "insatisfecho" con el ex presidente por lo que "se dirigió a matarlo", según dijeron fuentes policiales.

El asesinato ha sacudido a un país, y al mundo, poco acostumbrado a los crímenes violentos y menos aún a los atentados contra políticos.

Por eso se han multiplicado las reacciones de condena, las cuales también han llegado de mandatarios de todo el mundo.

El actual primer ministro japonés, Fumio Kishida, calificó el ataque de "acto de barbarie" en un momento en que el país afronta unas elecciones

Afirmó visiblemente conmocionado que "nunca se podrá perdonar", en una primera comparecencia ante los medios cuando Abe se encontraba aún hospitalizado.