El espejo retrovisor del Dane le da más munición al uribismo

/ general
Por: PeriodicoVirtual

El espejo retrovisor del Dane le da más munición al uribismo

El director del Dane, Juan Daniel Oviedo, en el debate de control político en la Comisión III del Senado.Fuente: Twitter

La revisión de un comité de expertos al último dato de pobreza entregado por el Gobierno Santos dejó una conclusión preocupante: la cifra de pobreza multidimensional de 2017 estaba mal calculada.

Por eso, recomendó eliminarla, algo que no había sucedido nunca desde que en 2011 empezó a usarse esta metodología en el país.

Esta es la más reciente de las correcciones que ha hecho el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, durante el Gobierno de Iván Duque, a cifras calculadas en la administración anterior.

Estas correcciones levantan serias dudas sobre qué tan confiables son los datos oficiales que usa el Gobierno para definir políticas públicas, y con los que las empresas hacen inversiones, negocios y cálculos.

Aunque ocho expertos consultados para esta nota coinciden en que es bueno que el Dane corrija los errores que detecta, en el campo político estos ajustes también son herramientas para que el uribismo reitere sus críticas al gobierno de Santos.

El espejo retrovisor

Desde que llegó a su cargo el director del Dane, Juan Daniel Oviedo (técnico y muy cercano a la senadora uribista María del Rosario Guerra) ha puesto varias veces el espejo retrovisor para señalar errores de la administración anterior, en cabeza de Mauricio Perfetti.

Recién entró, su primera crítica tuvo que ver con la cifra de PIB departamental de 2017, publicada en mayo de 2018. De ella dijo que se publicó un dato errado por un error humano. El dato fue revisado y corregido.

Luego, criticó el censo de población que en teoría se debe hacer cada diez años, pero no se publica desde 2006: dijo que se había hecho con afanes y que con el censo electrónico el Dane “hizo el oso”.

También corrigió el PIB nacional de 2017, el principal indicador del crecimiento de la economía del país. Según el reporte inicial había crecido 1,8 por ciento, pero con la corrección esa cifra bajó al 1,4 por ciento. El nuevo cálculo, según nos explicó Oviedo, tiene que ver con nueva información que se recibió de la Dian sobre el impacto del IVA en el crecimiento económico y no obedece a un error de la administración. Aunque inicialmente atribuyó el cambio a un "manejo inadecuado":

Y ahora elimina el dato de pobreza multidimensional.

“No es normal lo que está pasando en el Dane, no es para nada normal”, nos dice César Caballero, exdirector del Dane de Álvaro Uribe (2003-2004) y actual director de la empresa Cifras y Conceptos.

El exfuncionario, que salió del Dane en medio de una fuerte polémica con Uribe, dice que la forma como Oviedo está dando haciendo las declaraciones parece tener la intención política de deslegitimar lo que se hacía antes en el Dane.

“No calcula que sus anuncios generan una pérdida de credibilidad de la entidad”, dice.

Por esta misma línea nos habló otro experto estudioso del tema que prefirió que no diéramos su nombre para no polemizar. “Los mensajes que da son difíciles, porque el Dane es una parte del Gobierno, un brazo técnico, y lo que hace es deslegitimar la gestión del Dane”, nos dijo.

Y en una columna publicada en La Silla, el profesor de economía de la Universidad de los Andes, Marc Hofstetter se cuestionaba si los cambios en las proyecciones de población del nuevo censo y los ajustes al PIB daban cuenta de que el Dane tenía la brújula mal calibrada.

Para Oviedo, sin embargo, sus declaraciones son mensajes que hay que dar por difíciles que sean. “Las oficinas estadísticas tenemos que ser sinceras con las cifras. Decir cómo se hacen”, y corregir si hay errores, nos dijo. “Yo solo soy el mensajero”, agregó.

Carlos Sepúlveda, quien hizo parte de la comisión de expertos y es decano de la facultad de economía de la Universidad del Rosario (donde trabajaba Oviedo como profesor antes de entrar al Gobierno), nos dijo que es claro que la pobreza de 2017 se subestimó.

Opina que más allá de criticar al director anterior, lo que debe dejar este episodio como lección es que el Dane, para hacer bien su trabajo necesita un presupuesto estable, unos comités técnicos que le ayuden a afinar las estadísticas y gobernanza.

“La administración (actual) del Dane se ha dado valientemente la pela de corregir lo que lo los académicos vienen pidiendo desde hace décadas”, le dijo a La Silla.

Pero estos ajustes también le dan insumo a la oposición para reforzar dos puntos que han sido el eje de las críticas al gobierno anterior: el manejo del presupuesto y los logros económicos.

Munición al uribismo

Aunque las cifras de pobreza nacional se eliminaron de la serie, los datos de las zonas urbanas sí se pudieron recalcular y terminaron mostrando algo que el Gobierno venía advirtiendo, y quedó incluido en las bases del Plan de Desarrollo: en el último año de Santos la pobreza dejó de caer.

Tres miembros del comité de expertos por separado nos confirmaron que al hacer un ejercicio con la información que hay, el dato de 2017 no resultaría en una reducción de la pobreza de 2017, frente a 2016, sino en un aumento leve.

El subdirector del Departamento Nacional de Planeación, Rafael Puyana, nos dijo que estos nuevos números y los de 2018 (que fueron aún peores, porque la pobreza fue de 13,8), coincidían con el diagnóstico que el Gobierno Duque planteó en su Plan.

Este recálculo deja en duda uno de los resultados de mostrar de la última etapa de Santos.

Aunque el director de Fedesarrollo y último director de Planeación de Santos, Luis Fernando Mejía, dice que de todas formas no se puede desconocer el logro además porque las cifras de pobreza monetaria (que miden qué tan pobre es una persona según sus ingresos) no se ajustaron y muestran una reducción leve entre 2016 y 2017, aunque un incremento pequeño en 2018.

Además porque, a pesar del cambio de la tendencia en 2017, de todas formas hubo una caída en la pobreza multidimensional que en 2010 era de 23,5 por ciento.

Por otro lado,  justamente ayer, en un debate de control político al Dane en la Comisión III del Senado, los senadores uribistas Fernando Nicolás Araújo, Ciro Rodríguez y ‘Charo’ Guerra aprovecharon para criticar al Gobierno anterior por el fracaso de que el censo de 2018 siga sin cifras definitivas. Y cuyos datos preliminares muestran que en el país hay 5 millones menos de personas, frente a las proyectadas.

“Esa es una muestra de que pudieron estar pasando cosas graves en el manejo estadístico del país, que se requiere que seamos sinceros en las cifras”, dijo Araújo.

“Hubo fallas metodológicas, técnicas, presupuestales, y por supuesto, lo armaron para hacerlo en período electoral, el censo de población en 2018 con elección al congreso y dos elecciones presidenciales, qué más se puede esperar”, reafirmó Guerra.

Y este mensaje fue reforzado también en redes sociales con otras denuncias sobre problemas de contratación del censo:

Al consultarle por esto, el Director del Dane nos dijo que las decisiones de revisar las cifras no tienen consideraciones políticas, sino técnicas, aunque coincide con una de estas críticas.

“Yo no soy el comité de aplausos del espejo retrovisor, pero sí puedo decir que ojalá que estuviera absolutamente prohibido hacer estadísticas de gran envergadura en ciclo electoral”, esto porque hay restricciones de presupuesto por ley de garantías y porque la gente a censar está más concentrada en elecciones que en encuestas, nos explicó Oviedo.

Los temas del Dane seguramente seguirán dando de qué hablar. En dos meses publicarán los datos oficiales del Censo (los que hay hasta ahora son preliminares) y las críticas que se le hagan seguramente tendrán asidero en los errores de la administración Santos, aunque el presidente hoy sea Duque.

Fuente: lasillavacia.com

Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.