El gobernador que el Cauca necesita

/ Opinión
Por: Álvaro Jesús Urbano Rojas

El gobernador que el Cauca necesita

El Cauca clama por un líder honesto, imaginativo, talentoso y propositivo, que renuncie a los viejos vicios de la corrupción y la politiquería e instaure las formas nuevas de entender y hacer la política, que le permita al ciudadano vivir en una sociedad decente con innovaciones sociales desprovistas de exclusiones, discriminaciones odiosas  o mezquindades ocultas que comprometan o mengüen el interés colectivo.

Demandamos un gobernante que descifre las tensiones sociales, derribe barreras y construya puentes  para avanzar en un proyecto socio-económico que garantice la convivencia pacífica, el trabajo, la justicia, la igualdad, el conocimiento, la libertad y la reconciliación dentro de esquemas democráticos y participativos, que propendan por la instauración de un orden político, económico y social justo para alcanzar el bien común como principio rector de nuestra caucanidad.

Requerimos de un gobernador envestido de autoridad moral para limar asperezas entre los diferentes actores del conflicto, que aliviane las provocaciones y las posturas crispadas, agresivas e innegociables de los principales protagonistas de la polarización, con la suficiente inteligencia para dirimir y reducir el nivel de resentimiento social, exasperación política y descalabro institucional  provocadas por coyunturas de  agresiones reciprocas, espontáneas o urdidas como formas  de polarización indeliberada.

El Cauca elegirá un gobernador con suficiente talento y sabiduría para depurar los sentimientos de rabia, dolor, tristeza, deseo de venganza y resentimiento que experimentan quienes han sido humillados, violados en su dignidad, victimizados una y varias veces. El Cauca necesita un gobernador que logré potencializar las solidaridades básicas de la comunidad, un gobernador que impida las vías de hecho  y  la  polarización en las diferente relaciones  sociales para superar la nefasta lógica de desconfianza y pérdida de la comunicación entre las fuerzas vivas de la comunidad caucana. Un gobernador que ayude a construir tejido social y privilegie los valores éticos, los principios morales como solución sociopolítica, que logre instaurar en el  inconsciente colectivo el perdón como acción necesaria para alcanzar la reconciliación y que logre perpetuar en el ideario colectivo que no es posible alcanzar la reconciliación sin perdón, ni mucho menos,  acudiendo a mezquindades anarquistas que estimulen la protesta violenta y la venganza.

Votaremos por un líder que no provengan de sectores permeados por la corrupción y las componendas electorales que enquistaron empresas mafiosas en el poder. Elegiremos un gobernante  equitativo,  con autoridad y criterio para darle a cada uno lo que le corresponde, antes que repartir entre sus amigos lo que corresponde a todos.

No queremos un “emperadorcito de poca monta” que estigmatice y descalifique, promueva  el tráfico de influencias, que predique pero no aplique, que se las pique de omnipotente, omnipresente u omnisciente,  que use el poder para llenar sus bolsillos con coimas o comisiones de dudosa procedencia que se apropian del erario  para deshonran su compromisos con   el pueblo.

Votaremos por un candidato que generen confianza, que busque la gloria no el éxito, sensible a las necesidades antes que a los elogios. Un gobernador incluyente que no desprecie a sus contrarios, sino que los persuada con sus bondades. Elegiremos a un gobernador alejado de serviles aduladores con capacidad de rodearse de los mejores desde el concurso de méritos para calificar la eficiencia y no la recomendación.  El nuevo gobernador debe ser un líder que motive y  sobre todo, un buen caucano.

Sin duda alguna, la intención de voto responderá  a actuaciones, no a declaraciones ni propuestas programáticas, el pueblo entiende que  el nuevo gobernador será alguien que logre rescatar la confianza del elector, no alguien por quien votar sino en quien confiar, un gerente social que  entienda que su elección no equivale a ponerle el departamento a sus pies, sino que brinde  garantías y genere seguridad por su capacidad de servicio, lejos de ambiciones personales o grupales y ante todo, con mística social para el trabajo comunitario.

Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.