Arnold, el taxista que se convirtió en la primer víctima mortal por COVID-19 en Colombia

/ general
Por: Periodicovirtual.com

Arnold, el taxista que se convirtió en la primer víctima mortal por COVID-19 en Colombia


Hermana de la víctima era su cuidadora y también dio positivo por covid-19.

Arnold de Jesús Ricardo Iregui, un taxista de 57 años que falleció el  lunes pasado, es la primera víctima del coronavirus en Colombia.

En la mañana de este miércoles, el Ministerio de Salud confirmó que su  hermana, Liliana Ricardo, quien además fue su cuidadora, tuvo un  resultado positivo en el test de coronavirus.

EL TIEMPO reconstruyó los últimos días de vida de este hombre, padre de  tres hijos, dos varones y una joven. Esta es la historia.

Arnold  de Jesús Ricardo Iregui fue sepultado en la noche del lunes pasado por  un puñado de amigos y por su hermana, Liliana Ricardo. Ni sus hijos ni  su madre pudieron llegar hasta Cartagena para el último adiós, porque el  virus que acosa al planeta también está frenando la movilidad interna  en Colombia.

Su hermana asegura que Ricardo Iregui había recogido a dos turistas  italianos en la zona turística de la ciudad, antes de presentar un  diagnóstico de neumonía que desencadenó en la muerte de un fiel hincha del Junior de Barraquilla, su tierra natal.

El  primer reporte sobre el deceso del hombre, quien cumpliría 58 años este  viernes, lo dio la Clínica Cartagena del Mar S. A. S., donde vivió sus  últimas horas en cuarentena.

“… El día 13 de marzo de 2020  recibió paciente masculino de 58 años de edad, quien ingresó remitido de  su EPS por cuadro respiratorio de neumonía adquirida en la comunidad y  fallece el día de hoy (marzo 16 de 2020).   Una vez identificado el  nexo epidemiológico, se le dio manejo como sospecha de covid-19,  activándose el protocolo establecido, en compañía de los entes de  control…”, había señalado en comunicado de prensa la Clínica Cartagena del Mar S. A. S.

“Solo vivíamos los dos, y él me contó que recogió a dos turistas  italianos, según él por el idioma, y los llevó hasta un hostal. En el  recorrido estornudaron varias veces”, señala Liliana Ricardo, la hermana. Ella está en cuarentena en su casa porque es portadora del covid-19.

Según ella,  el contacto de su hermano con los extranjeros ocurrió el miércoles 4 de marzo dentro del taxi.

El sábado 7 de marzo él estaba  muy enfermo y fuimos a su EPS Salud Total, y el médico le dio  tratamiento con azitromicina, pero no le comentamos del encuentro con  los extranjeros en el taxi

Según ella, el médico ordenó un día de incapacidad, que el paciente cumplió a cabalidad el domingo siguiente.

El lunes 9 de marzo trabajó desde primeras horas del día en sus recorridos cotidianos en taxi por Cartagena.

Pero en la noche regresó enfermo a su casa en el barrio Los Alpes.

Arnold había enviudado. Sus hijos varones viven en Bogotá  y su hija de 25 años, en Santa Marta.

“El  martes amaneció con fiebre. Se tomó un acetaminofén y se fue a  trabajar, pero por la noche regresó con la fiebre más alta y con  decaimiento”, añade Liliana.

“El miércoles 11 de marzo en la  madrugada nos fuimos de urgencia para su EPS y le ordenaron una  radiografía de tórax. El médico que lo vio dijo: ‘Esto no me gusta,  pero a ese coronavirus no hay que tenerle miedo’. No lo internó, sino  que le dio incapacidad por tres días”, dice.

El jueves por la  noche, como el estado de salud del taxista  no mejoraba, su hermana  nuevamente lo llevó a la EPS, ubicada en el barrio Santa Lucía.

Para sorpresa de ella, esa noche le hicieron una nueva placa y se ordenó que fuera internado en una clínica.


“El viernes 13 de marzo llegamos de madrugada a la Clínica del Mar y a él lo internan a las 10 de la mañana. Yo  salí a comer algo y cuando regreso al mediodía ya no me permitieron  ingresar. Lo aislaron y me avisaron que entraba a cuarentena como  sospechoso portador del coronavirus”, relata Liliana.

“De inmediato a mí  también me pusieron en cuarentena porque obviamente había estado en  contacto de mi hermano todo el tiempo, y nos aislaron en la misma  habitación a los dos”, agrega. Y dice entre lágrimas: “Ni los hospitales  ni el país estamos preparados para esto que estamos viviendo”.


Un  antibiótico que el paciente requería a las 12 del día de ese sábado,  según su hermana, solo le fue suministrado a las 8 de la noche, por  falta de personal.

A Liliana, quien para el momento ya era  sospechosa de portar el virus, se le permitió salir a la calle varias  veces y solo fue puesta en urgencias el domingo al mediodía.

El domingo (15 de marzo) su  estado de salud empeoró y solo tuvo el antibiótico a las 6 de la tarde.  La última vez que hablamos fue el lunes en la madrugada, cuando me dijo  que se sentía muy mal

“El domingo (15 de  marzo) su estado de salud empeoró y solo tuvo el antibiótico a las 6 de  la tarde. La última vez que hablamos fue el lunes en la madrugada,  cuando me dijo que se sentía muy mal”, recuerda.

Según la Clínica  del Mar, la muerte de Arnold de Jesús Ricardo Iregui se produjo el  lunes 16 de marzo, a las 6 de la mañana. Pero a su hermana se lo  comunicaron al mediodía.

Es una muerte inexplicable, no sé en  qué momento nos pasó esta tragedia. Él estaba bien de salud… se lo  llevó el coronavirus y el mal servicio de salud de este país”, señala la hermana de Arnold.

Nota tomada de: https://www.eltiempo.com

JOHN MONTAÑO
Cartagena
@PilotodeCometas

Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.