Integrantes de la Policía confirmaron que una unidad de la Seccional de Tránsito y Transporte fue atacada con rafagas de fusil cuando adelantaban un retén en el sector de Tunía de la vía Panamericana.

Al verse hostigados, y con el apoyo del Ejército, los policías respondieron a la agresión, formándose una balacera que se extendió por más de veinte minutos.

Mientras esto sucedía, el paso de vehículos por este tramo de la vía Popayán-Cali fue suspendido para evitar que conductores resultaran afectados por este hostigamiento.  

"Logramos repeler el ataque cuando los funcionarios de este grupo especial ejecutaban un puesto de control en este punto de la Panamericana. Los delincuentes nos atacaron desde la parte alta de la montaña, aún así, la respuesta de nosotros fue contundente", indicaron policías que laboran en en este punto del departamento.