En la vereda Julumito de Popayán están secando los nacederos de agua, todo por vender lotes de forma irregular

A pesar de las numerosas denuncias de la comunidad de esta localidad rural, el daño ambiental continúa. ¿Y las autoridades municipales y ambientales donde están?

En la vereda Julumito de Popayán están secando los nacederos de agua, todo por vender lotes de forma irregular

¿Dónde están las autoridades municipales y ambientales? Esa es la pregunta que plantea la comunidad de la vereda Julumito de Popayán tras los graves daños al medio ambiente causados por algunas personas que, por vender lotes de forma irregular en este sector rural, dañan la naturaleza.

De acuerdo con los habitantes, desde aproximadamente un mes se adelanta la tala indiscriminada de bosque en este lugar, afectando la flora y la fauna, pero lo más grave,  atentando contra un humedal.

"Estamos sobre la ribera del río Cauca, entonces estos predios son los nacederos de agua, la cual alimenta este afluente, entonces ahora lo que están haciendo es afectando ese equilibro y contaminándolo, situación que sucede a plena luz del día y ante las narices de las autoridades", denunciaron los líderes sociales del sector.

Esta es la segunda denuncia que realizan, porque a pesar de que el tema se ventiló en los medios de comunicación, la tala de bosque continuó y ahora los humedales se van secando poco a poco.

De ahí que la comunidad, a través de sus representantes, documentaron este grave atentado contra el medio ambiente y volvieron a exponerlo en los medios de comunicación, con la esperanza que esta situación se detenga cuanto antes.

"Están acabando poco a poco con los nacederos de agua, porque al cortar los áboles, estos empiezan a secarse, de ahí que uno se pregunta donde están los controles de entidades como la alcaldía y la Corporación Autónoma Regional del Cauca, Crc, para velar por el cuidado de los recursos naturales", agregaron los líderes.

Además, la misma comunidad de Julumito es la que está alertando de esta situación, porque a raíz de este fuerte invierno, al río Cauca va para los restos de los árboles talados, cuando empalizadas. Esta situación, a corto plazo, puede generar tragedias humanas.