Se agudiza la crisis sanitaria en Popayán por los numerosos contagios de la Covid-19 por eso las autoridades retoman la medida de ‘pico y cédula’.

“Hoy amanecemos con UCIs ocupadas al 84.7 por ciento y 167 nuevos contagios, lo cual nos obligará a medidas adicionales. Más tarde las anunciaremos. Hay que entender que hoy más que nunca se debe intensificar el autocuidado”, informó el alcalde, Juan Carlos López Castrillón.

Ya el secretario de salud municipal, Óscar Quintero, había planteado la emergencia que vive la ciudad por la alta ocupación de las unidades médicas de la ciudad, en especial aquellas donde son atendidos los pacientes con coronavirus.

“En la ciudad hay alerta amarilla, pues el Hospital San José tiene una ocupación por encima del 95 por ciento, La Estancia ya llegó al 100 por ciento y el único hospital con camas disponibles es el Susana López de Valencia, ya que de las 45 existentes hay 24 ocupadas con pacientes con Covid”, explicó Óscar Quintero.

A raíz de este panorama, las autoridades locales decretarán la medida de ‘pico y cédula’ luego de una evaluación entre el alcalde y todo el equipo de la secretaría de salud para restringir la movilidad de los ciudadanos y detener así la transmisión del virus.

Frente a esta situación,   la comunidad espera se adopten estrategias para afrontar la crisis económica que también afecta a amplios sectores de la ciudad por esta situación sanitaria.

“El alcalde debe salir y decir que va acompañar a los pequeños y medianos comerciantes, porque venimos de una crisis que ahora, a todas luces, se incrementará con la nueva medida, esperamos que esto suceda y no como al inicio de la pandemia que salió en defensa de las multinacionales y los almacenes de grandes superficies”, manifestó Sara Rodríguez, comerciante de salchipapas del barrio José María Obando.