En Popayán se presentaron dos brutales casos de justicia por mano propia luego que la comunidad optara por golpear a presuntos delincuentes tras ser sorprendidos robando.

Uno de los casos sucedió frente al centro comercial Campanario luego que un sujeto fuera sorprendido robándose una motocicleta.

La gente, al percatarse del hecho delictivo, persiguió al sujeto hasta alcanzarlo y golpearlo hasta hacerlo llorar.

Luego los policías llegaron al sitio de los hechos, y en su desespero, el señalado delincuente terminó escondiéndose entre las piernas del policía. Después otros uniformados ayudaron para evitar que le causaran más daño.  

"El sujeto registraba una orden de captura por delito de concierto para delinquir, como se comprobó cuando se adelantó la judicialización, quedando a disposición de la autoridad competente", confirmaron integrantes de la Policía Metropolitana de Popayán.

Después se conoció otro brutal caso de justicia propia en el barrio La Esmeralda luego que un  sujeto le robara la bicicleta a una ciudadana.

"La gente le dio tan duro a ese señor que lo hicieron defecar en el andén, es que fueron varios minutos de golpes hasta que la Policía se lo llevó", indicaron los testigos.