Esta es la razón de porqué en Colombia se celebra el tradicional 'Día de las Velitas'

Año tras año se encienden en Colombia millones de luces para celebrar el dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, pero, ¿qué hay detrás de esta celebración?

Esta es la razón de porqué en Colombia se celebra el tradicional 'Día de las Velitas'

El inicio oficial de la Navidad empieza en los hogares colombianos hoy 7 de diciembre, gracias a la fiesta de tradición religiosa en la que las familias de (casi) todas las regiones del país, se reúnen para encender velas y faroles multicolor por sus deseos, mientras disfrutan de los postres típicos de diciembre.

A pesar de esto, el origen de este ritual llamado Día de las Velitas, tiene un gran significado histórico, ya que nace con la intención de conmemorar el dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen María.

De esta forma fue proclamado por el Papa Pío IX en la carta apostólica llamada Ineffabilis Deus, el 8 de diciembre de 1854, así quedó consignado en el documento pontificio:

“Definimos, afirmamos y pronunciamos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Cristo-Jesús, Salvador del género humano, ha sido revelada por Dios y por tanto debe ser firme y constantemente creída por todos los fieles”.

Pero, ¿por qué esta fecha para conmemorar el dogma, y por qué en Colombia se encienden velas para lo mismo?

De acuerdo con Claudia Avendaño, historiadora de la UPB, “se celebra el 7 de diciembre por ser la víspera del día en que fue concebida la Virgen María, puesto que ella nació un 8 de septiembre, es decir, nueve meses atrás era 8 de diciembre”.

Mientras tanto,  el teólogo y filósofo Camilo A. Gálvez, cuenta que el prendimiento es una herencia del pueblo español puesto que, al ser un partidario e impulsor de este dogma, y al haber evangelizado a Colombia y algunos países de Latinoamérica como Ecuador, Perú y Venezuela, fue inevitable recibir esa devoción especial.

“En las vísperas del día en que se proclamó ese dogma, o sea, el 7 de diciembre de 1854, los españoles que se encontraban en Roma encendieron velas, antorchas, faroles, durante toda la noche, preparándose para ese gran acontecimiento. Un hecho que se quedó de tal manera unido al espíritu español que aún hoy se celebran de esa manera solemne: con la luz”.