¿Está Estados Unidos a punto de perder una de sus bases militares más secretas?

/ general
Por: PeriodicoVirtual

¿Está Estados Unidos a punto de perder una de sus bases militares más secretas?

Diego García, la isla más grande del archipiélago de Chagos y sede de una importante base militar de Estados Unidos, ubicada en medio del Océano Índico, fue arrendada a Gran Bretaña en 1966.

La base militar secreta de Diego García puede estar a más de 1.600 kilómetros del continente más cercano, pero tiene todos los rasgos de una ciudad estadounidense moderna.

Las tropas aquí pueden comer hamburguesas en Jake’s Place, disfrutar de un campo de golf de nueve hoyos, jugar a los bolos o tomar una cerveza fría en uno de varios bares. El comando local ha apodado la base “Huella de la Libertad”.

Pero mientras los autos aquí conducen en el lado derecho de la carretera, esto no es suelo estadounidense: es, de hecho, un remanente remoto del Imperio Británico.

Eso es porque en 1965, en medio de la Guerra Fría, Estados Unidos firmó un acuerdo secreto y controvertido con el gobierno británico para arrendar uno de los 60 atolones del Océano Índico que conforman las Islas Chagos para construir una base militar.

Ese acuerdo fue secreto porque el Reino Unido estaba en el proceso de descolonizar Mauricio, de la cual el archipiélago de Chagos era una dependencia.

Las islas Chagos nunca tuvieron su día de independencia. En cambio, se separó de Mauricio y se le cambió el nombre a Territorio Británico del Océano Índico, una medida que el tribunal superior de las Naciones Unidas dictaminó en 2019 y que era ilegal según el derecho internacional.

Gran Bretaña ha recibido instrucciones para finalizar correctamente el proceso de descolonización y devolver las islas Chagos, ubicadas a medio camino entre África e Indonesia, a Mauricio.

El fallo, aunque no vinculante, crea potencialmente un gran problema para Estados Unidos. Hoy en día, Diego García es uno de los activos en el extranjero más importantes, y más reservados, de Estados Unidos.

El hogar de más de 1.000 soldados y personal de EE.UU. ha sido empleado por la Armada de EE. UU., La Fuerza Aérea de EE.UU. e incluso la NASA. Diego García ha ayudado a iniciar dos invasiones a Irak, sirvió como un punto de aterrizaje vital para los bombarderos que realizan misiones en Asia, incluso en el Mar de China Meridional, y se ha relacionado con los esfuerzos de representación de EE.UU.

Muchos en Gran Bretaña, incluido Jeremy Corbyn, líder del opositor Partido Laborista del país, ahora piden al Reino Unido que devuelva las islas a Mauricio. Si eso ocurriera, los expertos creen que la propiedad de Diego García podría ser objeto de negociación, una medida que haría de Mauricio un país geopolíticamente mucho más importante.

Un portavoz de la Oficina de Relaciones Exteriores del Reino Unido dijo que el gobierno consideraría la sentencia “con cuidado”. “Las instalaciones de defensa en el Territorio Británico del Océano Índico ayudan a proteger a las personas aquí en Gran Bretaña y en todo el mundo de las amenazas terroristas, el crimen organizado y la piratería”, agregó el portavoz.

Cubriendo todas las bases

Desde Singapur a Djibouti y desde Bahrein a Brasil, hoy Estados Unidos opera cerca de 800 bases militares e instalaciones logísticas fuera de su territorio soberano, más que cualquier otra nación.

“Si tomas todas las otras bases extranjeras que son propiedad de los países, solo hay unas 30”, dice Daniel Immerwahr, profesor de historia en la Northwestern University.

La mayoría de las bases de Estados Unidos se adquirieron durante la era de la descolonización, después de la Segunda Guerra Mundial, cuando las potencias coloniales tradicionales, como Gran Bretaña y Francia, estaban despojando de colonias de todo el mundo, especialmente en Asia.

A medida que la influencia soviética aumentó durante la era de la Guerra Fría, la huella global de sus aliados europeos hizo que Estados Unidos y sus socios aliados se preocuparan de que Occidente “perdiera el control del mundo”, explica David Vine, autor de “Isla de la Vergüenza”, que documenta el destino del archipiélago de Chagos.

Tal vez no fue una coincidencia que durante este período, Estados Unidos comenzó lo que los expertos dicen que fue un intento concertado de crear una red de bases e instalaciones que ofreciera protección militar sin la carga de gobernar a una población colonial.

“Si nos fijamos en todas las tierras ocupadas por Estados Undios en todo el mundo, no es mucha masa terrestre, es más pequeña que el estado de Connecticut”, dice Immerwahr, autor de “Cómo ocultar un imperio”.

“Sin embargo, hay cientos de puntos en países extranjeros que Estados Unidos controla y que son realmente importantes para proteger su poder en la actualidad”.

Muchos gobiernos, como Corea del Sur, Japón y Bahrein, han buscado acuerdos de defensa a largo plazo con EE.UU., considerando una presencia militar adicional como un medio de protección necesario.

En 1964, Estados Unidos se acercó a Gran Bretaña para arrendar un pequeño punto en el océano Índico.

Un helicóptero recoge la bolsa de correo que se llevará a Diego García en septiembre de 1990

“Al principio, Estados Unidos no sabía particularmente qué harían con eso”, dice Vine. “Era una cobertura para el futuro”.

En 1966, Gran Bretaña y Estados Unidos firmaron un acuerdo sin supervisión parlamentaria que otorgaba a EE.UU. el derecho de construir una base militar en Diego García, hasta que desapareciera su necesidad de instalaciones militares, una redacción que quizás fuera deliberadamente vaga.

A Mauricio se le entregaron 3,9 millones de dólares por aceptar el acuerdo, y se acordó que Estados Unidos renunciara a 14 millones de dólares en relación con un pedido de misiles submarinos Polaris para Inglaterra.

Hubo solo un problema. Los 3.000 chagosianos que vivían en las islas.

‘Aquí van algunos tarzanes’

En un memorándum de 1966, mientras Gran Bretaña se preparaba para entregar las Islas Chagos a EE.UU., el funcionario británico Paul Gore-Booth escribió que el objetivo del ejercicio era “conseguir algunas rocas que seguirán siendo nuestras”.

A lo que el diplomático británico Dennis Greenhill respondió, en un cable que difamó brutalmente a la población de las Islas Chagos: “Desafortunadamente, junto con las aves hay algunos pocos tarzanes… cuyos orígenes son oscuros y que se espera que se les den a Mauricio”.

Si Greenhill se hubiera iluminado, se habría enterado de que los primeros habitantes de las islas Chagos eran esclavos enviados desde Madagascar y Mozambique para trabajar en las plantaciones de cocos de los franceses en el siglo XVIII. Después de las guerras napoleónicas, Francia cedió las islas Chagos a Gran Bretaña.

Los chagosianos desarrollaron un estilo de vida agradable distinto al de Mauricio, donde se realizó un trabajo agotador en las plantaciones de azúcar, dice Vine. Desarrollaron su propia versión de la lengua criolla, escuelas para sus hijos, cuidaron jardines privados y llevaron una vida pacífica.

En 1967, EE. UU. y el Reino Unido comenzaron a desgarrar esa vida, expulsando a todos los habitantes de sus tierras.

“Inicialmente, a las personas que acudían para recibir tratamiento médico especial en Mauricio nunca se les permitía regresar”, dice Pierre Prosper, quien nació en Peros Banhos, un atolón del noreste de Chagos. “Así que una madre que dio a luz se quedaría en Mauricio mientras que el resto de la familia estaría en Chagos”.

Los suministros médicos y de alimentos a la isla fueron restringidos gradualmente, hasta que finalmente, en 1973, se les dijo a todos los que quedaban que debían salir “de la noche a la mañana”, dice Prosper.

Una familia chagosiana en el barrio de Baie du Tombeau, en Mauricio, con una bandera chagossiana

Según el testimonio de un testigo proporcionado a la CNN por los antiguos residentes, los chagosianos fueron llevados a la bodega de dos barcos de carga, y luego fueron arrojados al muelle de Mauricio o las Seychelles. Las mascotas que dejaron atrás fueron rodeadas por soldados y gaseadas. Sus casas fueron comidas por la selva.

“La gente vivía en cementerios o en casas de ganado, en cualquier lugar donde pudieran tener un techo sobre sus cabezas”, dice Isobel Charlot, cuya familia terminó en Mauricio. “Las islas Chagos eran hermosas. Ir a Mauricio repentinamente los deprimió, muchos se volvieron alcohólicos”.

En la década de 1980, el Reino Unido pagó unos 5,2 millones de dólares a más de 1.300 isleños con la condición de que renuncien a su derecho a regresar.

Exilio nativo repetido

El exilio de los chagosianos no fue un incidente aislado.

En 1946, se persuadió a 167 nativos del atolón Bikini para que abandonaran su paradisíaca cadena de 23 islas de coral con palmeras retorcidas y aguas color aguamarina, luego de que el comodoro Ben H. Wyatt, el gobernador militar de las Islas Marshall, al que pertenecía el atolón, dijera ellos necesitaban su tierra para “el bien de la humanidad y para terminar todas las guerras mundiales”.

En realidad, eso significaba dejar caer 23 armas nucleares en Bikini entre 1946 y 1958, como parte de la carrera de armamentos nucleares de la Guerra Fría, incluida la explosión más poderosa jamás detonada por Estados Unidos.

Una nube de hongo se forma después de la explosión inicial de la prueba de bomba atómica en la costa del atolón de Bikini, Islas Marshall, en julio de 1946.

Los isleños fueron enviados a Rongerik, un atolón deshabitado a unos 160 kilómetros de distancia, y dejaron suministros de alimentos para unas pocas semanas. Pero los cultivos en el nuevo hogar de los bikinianos produjeron significativamente menos alimentos que los de Bikini, y las aguas cercanas eran menos bebibles.

Dentro de dos años, la población estaba al borde de la inanición.

En 1948, Estados Unidos respondió a su difícil situación. Una vez más, los bikinianos fueron desarraigados, esta vez a Kwajalein, donde vivían en tiendas de campaña junto a una pista de aterrizaje de cemento utilizada por los estadounidenses. Seis meses más tarde, fueron enviados a la isla de Kili, a 640 kilómetros al sur de Bikini, donde nuevamente comenzaron a morir de hambre.

Se hizo un intento de reasentar a los bikinianos a fines de la década de 1960 cuando unos 150 residentes fueron devueltos a su atolón. Pero en 1978 se reveló que dentro de un año algunos residentes habían experimentado un aumento del 75% en el material radiactivo en sus cuerpos, y todos los residentes fueron trasladados nuevamente, esta vez al atolón de Majuro.

A principios de la década de 1980, los bikinianos presentaron una demanda colectiva contra EE.UU., lo que finalmente resultó en la creación de un fondo fiduciario de 90 millones de dólares para su gobierno local para fines de limpieza y reasentamiento.

‘Información geopolítica’

Cuando el ejército de EE.UU. decide construir una base, desarrolla el “equivalente geopolítico de la expansión humana”, dice Immerwahr, “sacando bastante espacio para usos de baja densidad”.

Por lo tanto, en las Islas Chagos, por ejemplo, todos los atolones habitados tuvieron que ser eliminados a pesar del hecho de que los estadounidenses solo utilizarían uno.

En 2015, la fotógrafa canadiense Diane Selkirk amarró su velero frente a Ile Boddam en el archipiélago de Chagos; los marineros que solicitan permiso en el Territorio Británico del Océano Índico pueden quedarse por un mes.

Tumbas invadidas en las islas Chagos en Diego García

Selkirk describe un lugar más prístino que cualquier centro turístico de Maldivas, donde paseaba entre los criaderos de tiburones en las aguas poco profundas y buceaba en “los bancos de peces más diversos” que había visto nunca. En el día, exploró escuelas abandonadas, hogares e iglesias, cubiertas por la jungla en los atolones despoblados.

“Pero la gravedad de que se le permitiera usar a la nación de un pueblo exiliado como nuestro patio tropical personal se sentía profundamente mal”, dice Selkirk.

“Desde la perspectiva de Estados Unidos, dice Immerwahr, las poblaciones locales como los chagosianos eran “un problema”. El objetivo del gobierno era crear una zona de cuarentena alrededor de la base en el archipiélago de Chagos, donde la gente local no podía infectar la operación.

La vida en Diego García

La cobertura que los estadounidenses tuvieron sobre Diego García pronto comenzó a rendir sus frutos.

Después del derrocamiento del Sha de Irán en 1979, Diego García experimentó la mayor expansión de cualquier ubicación militar de EE.UU. desde la Guerra de Vietnam, que entró en pleno funcionamiento en 1986.

Una de las primeras cosas que hizo el ejército de EE.UU. fue ampliar el puerto, dice el analista militar de CNN Cedric Leighton, quien estaba destinado en una base estadounidense en la isla de Guam, en el Pacífico occidental, en la década de 1990, desde donde brindó apoyo logístico a Diego García.

Un mapa del centro de Diego García. Los chagosianos nativos fueron retirados de la isla para poder construir la base

Hoy, ese puerto es lo suficientemente grande como para que lo use un portaaviones, dice Vine. “También hay enormes barcos preposicionados en la laguna, cada uno del tamaño del edificio Empire State, lleno. Hay suficientes armas y suministros para tanques de material, helicópteros para una brigada completa de marines”.

El ejército también construyó una pista de 3,2 kilómetros de largo capaz de albergar bombarderos B-1, B-2 y B-52.

A las pocas semanas de los ataques contra el World Trade Center y el Pentágono el 11 de septiembre de 2001, la base recibió 2.000 empleados adicionales de la Fuerza Aérea, dice Vine, y se construyó una instalación de vivienda de 12 hectáreas para los recién llegados llamados Camp Justice.

Una fila de bombarderos B-1 se ubica en la pista en la base estadounidense en Diego García en 2001

Diego García es también una de las pocas estaciones que operan con los Sistemas de Posicionamiento Global del ejército de Estados Unidos. “Si hay algún tipo de conflicto en el espacio, Diego García es importante en el sentido físico y en el sentido de las comunicaciones”, dice Leighton.

“Una de las bromas sobre Diego García es que es básicamente un portaaviones flotante. Casi se podría decir lo mismo de Guam”, agrega.

Pero, por supuesto, Guam tiene una población local, un aeropuerto civil, no presume de estar tan cerca del Medio Oriente y, lo que es más importante, no tiene una ubicación tan remota.

Base secreta

Gracias a estar lejos de cualquier lugar, Diego García se ha hecho famoso por su misterio.

Leighton dice que aunque el personal militar basado en Guam podría llevar a su cónyuge, los que trabajan en Diego García, que tiene solo 61 kilómetros de largo, tuvieron que ir solos.

Ningún periodista ha entrado nunca, aunque un corresponsal de la revista Time presentó un despacho desde la pista de despeje, tras haber aterrizado allí para una rápida parada de reabastecimiento de combustible mientras estaba a bordo del Air Force One con el presidente Bush. El reportero lo describió como “el paraíso en el hormigón”.

Las únicas personas permitidas en la isla fuera del personal militar son el personal contratado en gran parte de Mauricio y Filipinas, que cocinan y limpian para los estadounidenses.

La razón de un nivel de secreto superior al de casi cualquier otra instalación militar de Estados Unidos, incluso la Bahía de Guantánamo, que los periodistas han podido visitar, ha hecho que muchos cuestionen lo que sucede en Diego García.

Una foto del 23 de octubre de 2016 en la Estación Naval de EE. UU. en la Bahía de Guantánamo, Cuba

En 2008, después de años de denegaciones y reclamos de que los registros de vuelo relevantes habían sido dañados por el agua, el gobierno británico finalmente admitió que dos vuelos de traslado de la CIA con detenidos habían transitado a través de Diego García en 2002.

Lawrence Wilkerson, que era el jefe de personal del secretario de Estado de Estados Unidos, Colin Powell, entre 2002 y 2005, luego le dijo a Vice News que sus contactos de la CIA habían indicado que “se habían realizado interrogatorios” en Diego García como parte de los esfuerzos de representación de la CIA.

El informe del Senado de Estados Unidos sobre los sitios oscuros de la CIA, la culminación de una investigación de cinco años que arrojó luz sobre las técnicas de interrogatorio de la CIA, no mencionó a Diego García.

En 2008, el director de la CIA, Michael Hayden, dijo en un comunicado: “Se ha especulado en la prensa a lo largo de los años que la CIA tenía un centro de detención en Diego García. Eso es falso. También ha habido denuncias de que transportamos detenidos para el propósito de la tortura. Eso también es falso. La tortura está en contra de nuestras leyes y nuestros valores “.

Los investigadores de derechos humanos han sido prohibidos de visitar Diego García por mucho tiempo.

El futuro

El fallo de la Corte Internacional de Justicia la semana pasada no es legalmente vinculante, lo que significa que Gran Bretaña podría optar por ignorarlo.

El asunto de quién tiene la soberanía sobre las Islas, ubicadas a más de 3.200 kilómetros de la costa este de África, ahora será debatido por la Asamblea General de las Naciones Unidas, que remitió el caso a la Corte Internacional de Justicia a pesar de las protestas de Londres.

Stephen Robert Allen, quien se especializa en Derecho Internacional relacionado con las islas Chagos, dice que “será algo muy importante si el Reino Unido decide ignorar tal decisión”.

“A medida que el Reino Unido forja un camino después del Brexit, estos asuntos políticos serán importantes. La adhesión al estado de derecho internacional va a ser aún más importante de lo que hubiera sido de otra manera”, agrega.

Pravind Jugnauth, el primer ministro de Mauricio, calificó la sentencia de “momento histórico para Mauricio y toda su gente” y dijo que allanó el camino para que los chagosianos y sus descendientes “finalmente puedan regresar a casa”, algo que han estado buscando legalmente durante décadas.

El gobierno de Mauricio no respondió a los correos electrónicos y llamadas telefónicas de CNN.

Un habitante de Diego García no identificado en el momento, en el campamento de Estados Unidos, en 1971

Correos electrónicos de CNN y llamadas telefónicas a la Oficina de Relaciones Exteriores del Reino Unido solicitando comentarios sobre la entrega en Diego García y la expulsión de la gente de las Islas Chagos no fueron respondidos.

Para Emmanuel Ally, un estudiante de leyes de 21 años que vive en Londres y que nació en Mauricio luego de que su familia fuera expulsada de las Islas Chagos, ni siquiera se trata de poder repatriarse a Chagos.

“Ya no se trata de volver porque ha pasado mucho tiempo”, dice. “La pregunta sería acerca de tener un país al que puedas visitar o ir y quedarte allí. Saber que la isla ya no es una base militar sería genial”.

Leighton, que tenía su base en Guam, cree que las posibilidades de que Mauricio desaloje a la base militar de Diego García es mínima, ya que el arrendamiento le generaría al gobierno importantes ingresos y, potencialmente, protección militar.

Pero no hay nada que decir que los mauricianos continuarán arrendando la base al mismo país.

“Esto podría llegar a un área donde existe un grado de competencia entre Estados Unidos y China cuando se trata de acceder al Océano Índico”, dice.

Para Isabol Charlot, quien ahora reside en Londres, el sueño es que los chagosianos puedan regresar a Chagos. “Ya Diego García tiene a gente viviendo allí. Entonces, ¿por qué no puedo yo también?”

Nota tomada de: https://cnnespanol.cnn.com

Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.