Falleció Dilan Cruz, el joven que marchaba para pedir educación

/ general
Por: James Arles Ruiz Medina

Falleció Dilan Cruz, el joven que marchaba para pedir educación


Dilan Cruz, de 18 años, acababa de terminar el grado 11 y se graduaba este lunes. Marchaba para exigir acceso a la educación, quería estudiar Administración pero necesitaba un préstamo para financiar sus estudios. Falleció tras permanecer tres días en cuidados intensivos.
Dilan Mauricio Cruz Medina, de 18 años, no soportó más. La lesión que sufrió en su cabeza, producto del impacto de una granada lanzada por agentes del Esmad de la Policía, terminó por apagar su vida. Fueron tres días recluido en la unidad de cuidados intensivos, durante los cuales los médicos del hospital San Ignacio hicieron lo humanamente posible por salvarlo, pero no lo lograron. A pesar de las reanimaciones y las cirugías, el daño neurológico que le causó el proyectil fue irreversible. Así lo dieron a conocer desde el primer día, cuando el coordinador de cirugías del hospital, Juan Manuel Martínez, señaló que el paciente había llegado con un trauma cranoencefálico penetrante y con paro cardio respiratorio. Desde entonces se encontraba con soporte de ventilación mecánica, soporte cardiovascular y en un estado crítico, con un pronóstico neurológico reservado. 
En el séptimo parte médico, que se dio a conocer antes de las 7:00 de la noche de este lunes, el centro asistencial finalmente anunció que se avecinaba un descenlace fatal. “Informamos que el paciente Dilan Cruz se agravó en las últimas horas y entró en un estado crítico irreversible. Estamos esperando evolución de curso final”. Horas después falleció, convirtiéndose en la primera víctima mortal de la violencia que empañó la jornada de manifestaciones, inicialmente pacíficas, que iniciaron el pasado 21 de noviembre y se fueron transformando con el paso de las horas y de los días en una jornada de violencia y excesos, tanto de algunos vándalos como de algunos agentes de la Fuerza Pública.

Dolor

Sobre los hechos que rodearon el episodio que llevaron a la muerte a Dilan Cruz hay millones de testigos. La escena que fue captada en video, desde diferentes ángulos, se desarrolla justo cuando el Esmad dispersaba las marchas que prentedían ocupar el centro de la ciudad. En las grabaciones se nota cómo Cruz corría junto a otros manifestantes para evitar las granadas aturdidoras y los gases lacrimógenos. También, cómo recogió dos de esas granadas para devolvérselas a los agentes.
Su acto lo dejó rezagado y expuesto. Las imágenes muestran que un agente antidisturbios disparó desde una distancia no menor a 10 metros, directo a donde se encontraba el joven. Luego se oyen los gritos: “le dieron, le dieron”. Cruz se desplomó en la calle 19 con carrera 4ª. El proyectil se incrustó en la parte posterior de su cabeza, dejándolo inconsciente.

"Llegamos a las 2:30 p.m., estábamos marchando, y los del Esmad nos tiraron bombas aturdidoras y lacrimógenas, Dilan se fue al frente a patear una bomba lacrimógena, porque al lado nuestro había personas mayores y ahí le dispararon a mansalva. Dicen que una bala de goma se la pusieron al lado derecho de la cabeza, arriba de la nuca. Se cayó inmediatamente, le hicieron reanimación y ahí quedó", relató Steven Tovar, estudiante y amigo de Dilan, en diálogo con El Espectador.

La angustia que vino después también fue registrada en video: un equipo de derechos humanos y gestores de convivencia le prestó los primeros auxilios. Si bien, el comité Nacional de DD.HH. de la Unión Nacional de Estudiantes de la Educación Superior denunció que la ambulancia demoró más de 25 minutos, la versión del Distrito fue que tardó solo 11 en llegar al sitio, para trasladar hasta la sala de urgencias del Hospital San Ignacio.

Más allá de esta controversia, lo cierto es que pasadas las 4:20 de la tarde el joven, desde que se dio a conocer el primer parte médico, la ciudad y el país conocieron que el panorama no era el mejor. Juan Manuel Martínez, médico que asumió el caso, informó que Cruz llegó con “un trauma craneoencefálico penetrante y lesiones secundarias” sufridas en el proceso de reanimación, que se le realizó en el lugar de los hechos.

Desde entonces, familiares y amigos se sumieron en la zozobra y la incertidumbre, que estuvo acompañada por decenas de estudiantes que desde el mimso día de los hechos llegaron hasta el centro médico para expresar su respaldo. En la madrugada del domingo gritaban arengas: "Todos somos Dilan", "Dilan vive" o "Fuerza Dilan", algunas de ellas.

Al día siguiente, Cruz seguía en la Unidad de Cuidados Intensivos, en condición delicada y sin mayor evolución. “El paciente se encuentra en la UCI con soporte de ventilación mecánica, con soporte cardiovascular, en estado crítico y con pronóstico neurológico reservado. Tenemos que efectuar valorizaciones continuas de su estado general para poderle brindar la atención que necesita”, informó Martínez.

Deseamos que no haya más violencia en la calle, venga de donde venga, queremos que la gente esté tranquila y en paz. No queremos que Dilan se convierta en un motivo de más agresividad de ninguna parte", comunicó la familia el lunes, cuando Dilan aún seguía con vida.

A las afueras del hospital San Ignacio, compañeros de Dilan y otros jóvenes que marchaban con él el sábado llegaron la noche del lunes para expresar su solidaridad e insistir en las denuncias por los excesos de la Fuerza Pública: decenas de personas detenidas arbitrariamente y centenares de heridos. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ya advirtió de la grave situación.

El último comunicado se dio a conocer a las 10:00 de la noche: "Con pesar informarnos, que no obstante la atención brindada durante estos días, en nuestra Unidad de Cuidados Intensivos, Dilan Cruz, en razón a su estado clínico, acaba de fallecer. Nuestros sentimientos solidarios de pésame a su familia y personas cercanas a él". Ahora sus familiares y amigos se deben alistar para darle el último adiós.

Nota tomada
https://www.elespectador.com

Do you have any presale question to ask?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been.