A raíz de las fuertes lluvias del jueves 26 de noviembre en gran parte de la ciudad, se presentó un deslizamiento de tierra sobre el río Molino, y gracias a la verificación de los organismos de socorro y la Policía Nacional, desde la Oficina Asesora Municipal de Gestión del Riesgo de Desastres, se entregó un parte de tranquilidad a la ciudadanía en general, debido a que en este instante se sigue monitoreando el río que continúa fluyendo.

El primer reporte indica que no hay represamiento que pueda considerarse como riesgo de avalancha río abajo.

Desde tempranas horas del día viernes 27 de noviembre y por medidas de seguridad, comenzarán las labores de limpieza y retiro del deslizamiento para lograr la normalidad del río Molino.

El Jefe de la Oficina de Gestión del Riesgo Municipal, Germán Callejas, indicó que el agua en el Río Molino está fluyendo de manera lenta pero sin inconvenientes de magnitud, lo que indica que no existe peligro de represamiento que pueda ocasionar avalancha río abajo.

De igual manera indicó que a partir del sábado, por seguridad de los voluntarios y por las condiciones climáticas, se iniciarán las labores de limpieza y retiro manual del deslizamiento para lograr la normalidad del río Molino.