El pasado fin de semana hombres armados llegaron a una finca de la vereda San Pedro, en zona rural del municipio de Santander de Quilichao, y asesinaron a cuatro personas, entre ellos tres indígenas. Horas antes en esa misma localidad le habían quitado la vida a otro integrante de un resguardo.

El ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, se desplazó a la zona y ofreció una recompensa por $100 millones por los autores de masacre. "El narcotráfico es el enemigo de la comunidad y el principal generador de violencia en el Cauca. Los Grupos Armados Organizados dedicados a esta actividad ilícita son los responsables de las masacres y las muertes selectivas en el norte y sur del departamento", dijo.

Anunció el combate al narcotráfico y los grupos armados organizados que delinquen en Argelia, El Tambo y López de Micay, para neutralizar los enclaves de producción y cerrar el corredor de transporte de cocaína hacia el Pacífico.

Si bien es cierto que la crisis de seguridad y orden público en este departamento se ha ido agravando en los últimos meses, el Gobierno ha lanzado distintas estrategias para frenar el accionar de los grupos de delincuencia común y organizada que están sembrando el terror en la zona.

En septiembre pasado el presidente Iván Duque encabezó un consejo extraordinario de seguridad en Popayán citado para analizar la gestión de las autoridades nacionales, regionales y locales “para esclarecer, para judicializar a criminales que han estado detrás del asesinato de defensores de derechos humanos, líderes sociales y que también han estado detrás de homicidios colectivos y masacres”.

Allí se anunció la focalización de la acción de las autoridades en nueve municipios del departamento donde se han concentrado estos fenómenos criminales. Se dispuso, igualmente, una mayor capacidad de operaciones en helicópteros en el Cauca para perseguir las estructuras criminales conocidas como ‘Jaime Martínez’, ‘Dagoberto Ramos’ y ‘Carlos Patiño’ así como al ‘Clan del Golfo’ y el Eln. También se aumentaron las recompensas por alias ‘Mayimbú’ y ‘Marlon’ hasta por 1.000 millones de pesos.

Sin embargo, la violencia no ha parado. De hecho, según el informe revelado esta semana por el Instituto de Estudios para la Paz (Indepaz), en lo corrido del año 340 personas han sido asesinadas en 79 masacres. Antioquia encabeza el listado con 18 homicidios colectivos y luego está Cauca, con 13 asesinatos múltiples. Esto pese a que en esta última zona hubo 39 alertas tempranas de la Defensoría del Pueblo desde 2018 y hay casi 8.000 uniformados. Aun así se acerca al centenar el número de defensores de derechos humanos y activistas asesinados.

¿Qué está pasando? EL NUEVO SIGLO habló con el gobernador del Cauca Elías Larrahondo Carabalí, quien explica las razones coyunturales y estructurales de la crisis de inseguridad y violencia en su departamento, y cuáles deben ser las distintas medidas para hacerle frente.

EL NUEVO SIGLO:- ¿Cómo explicar la racha de masacres en el Departamento?

ELÍAS LARRAHONDO:- El departamento del Cauca, debido a sus condiciones biofísicas y geográficas, ha sido históricamente una zona interés delictivo estratégico por los diferentes grupos armados ilegales. Para enfrentar esta situación trabajamos a diario en la gestión de una mayor inversión social, que permita transformar las condiciones de vida de nuestra gente (el 60% en zona rural), generar formalización de la economía campesina y el acceso a servicios básicos, salud y educación, principalmente.

Tras la firma del acuerdo final y la dejación de armas de las antiguas Farc, el proceso de copamiento de los territorios dejados por esta estructura, tanto por la Fuerza Pública, como por las instituciones del Estado y de Gobierno, no tuvo la celeridad y efectividad necesaria, dando cabida a los Grupos Armados Organizados (GAO), Grupos Armados Organizados Residuales (GAO-r) y Grupos Delictivos Organizados (GDO).

En gran parte del territorio caucano, las organizaciones sociales, étnicas y comunitarias lideran la resistencia a la permanencia y acción ilegal de estos grupos, por lo que son objetivo del accionar irregular de estos.

En consecuencia, los homicidios, entre otros hechos victimizantes de los que se desprenden múltiples homicidios, son formas de generar terror a las organizaciones sociales y comunidad en general, a los habitantes de zonas dispersas, zonas de resguardo y consejos comunitarios, principalmente.

ENS:- ¿Qué está fallando?

EL:- La Gobernación del Cauca lidera la articulación estratégica de la Fuerza Pública y los organismos de seguridad del Estado para la gestión eficaz, eficiente y efectiva de la Seguridad, la Convivencia Ciudadana y la Seguridad Pública. No obstante, la atención de estos fenómenos requiere de esfuerzos estructurales que van más allá de la presencia y permanencia de las Fuerzas Militares y de Policía en los territorios.

Existen causas estructurales de la violencia en el Cauca y en Colombia, como las debilidades para sostener las economías lícitas, de carácter sostenible, que compitan y hagan inviables las economías ilegales y criminales.

El gran reto para todas las instituciones del Estado y del Gobierno en todos sus niveles, radica en la transformación gradual a la formalización de la economía rural, bajo modelos de precios justos, valor compartido y competitividad, que cierren las brechas sociales y económicas.

ENS:- ¿A cuatro años del acuerdo de paz con las Farc, que pasó en el Cauca y por qué el reciclaje de la violencia? ¿Es posible la fumigación con glifosato?

EL:- Nuestra geografía constituye un escenario que facilita la estadía de los grupos armados al margen de la ley, sumado al alto número de hectáreas de cultivos de uso ilícito, la permanencia de grupos armados vinculados o aliados al negocio del narcotráfico en medio de un histórico rezago en materia de inversión y desarrollo social.

La solución a la problemática de las drogas a nivel nacional no cuenta con una fórmula única que garantice el ciento por ciento de su eficacia. Depende, por el contrario, del análisis de factores críticos, entre ellos, los importantes activos ambientales presentes en el Departamento, como lo son los páramos y afluentes hídricas que surten de este importante recurso a una ingente proporción de la población colombiana.

Por otra parte, la sustitución de cultivos de uso ilícito solo es posible en pequeñas unidades productivas, donde las familias tienen un arraigo frente a la tierra que disponen y la comunidad que los rodea; y donde existen verdaderas intenciones de sustituir la hoja de coca por productos agrarios lícitos, acompañados de esfuerzos de transformación de la infraestructura rural.

Adicionalmente, es bien sabido que la firma del Acuerdo Final no fue, ni será la única garantía para la consolidación de la paz, sino la solución de problemáticas de carácter histórico, como lo son el acceso formal a la tierra, el uso del suelo, la generación de economías lícitas sólidas y la garantía de los servicios básicos del Estado a toda la población, sobre todo en el sector rural.

De ahí la importancia de nuestros recorridos permanentes por los municipios a través de los “Diálogos Sociales y Comunitarios: Avanzando”, en donde articulamos sus planes de desarrollo con el Plan de Desarrollo “42 Motivos para Avanzar”, en aras de establecer agendas y determinar las inversiones que necesitan y esperan los caucanos y caucanas. Agendas que estamos articulando con todos los niveles del Estado.

Los victimarios

ENS:- ¿Quién está matando a los líderes sociales?

EL:- Según los avances investigativos de la Fiscalía General de la Nación, no existe un único responsable de los homicidios pero es claro que por ser el Cauca epicentro de la movilidad y el liderazgo social, nuestra gente está enfrentando en los territorios ese conflicto y rezago histórico.

ENS:- ¿Hay presencia de carteles mexicanos como en Nariño?

EL:-  Actualmente las dependencias dedicadas a la inteligencia militar y policial, así como de investigación judicial descartan la presencia de carteles mexicanos como un Grupo Armado Organizado dentro del Departamento del Cauca.

Nota tomada de: El Nuevo Siglo | Noticias de Bogotá, Colombia y el mundo